Humala cambia premier en mes de menor popularidad

El presidente Ollanta Humala afinaba el miércoles cambios en su gabinete ministerial tras pedir la renuncia de su primer ministro, en un mes donde su popularidad cayó a su peor nivel por críticas a su falta de resultados para enfrentar la delincuencia.

El saliente primer ministro Juan Jiménez anunció la víspera en una entrevista con la televisora local ATV+ que su cargo será ocupado por César Villanueva, el experimentado presidente de San Martín, una región amazónica del noreste elogiada por la embajada local de Estados Unidos por reducir parte de sus sembradíos de hoja de coca y dar paso a cultivos alternativos como cacao, café y palma aceitera.

"Viajará por avión a Lima, asumirá el cargo el jueves", dijo a The Associated Press César Rengifo, cercano asesor de Villanueva, quien se convertirá en el cuarto primer ministro del gobierno de Humala.

Según la ley peruana, cuando un primer ministro renuncia, el resto de los ministros del gabinete debe presentar su renuncia de forma obligatoria, lo que permite al presidente decidir quiénes permanecerán en sus puestos y quiénes se retirarán en su equipo. No se conocen al momento cambios en ministerios claves como Economía, Energía y Minas y Comercio Exterior.

Además de sus lazos con la embajada estadounidense, Villanueva mantiene buenas relaciones con otros presidentes regionales y partidos de oposición, lo que permitiría flexibilizar el trabajo con el Ejecutivo, dijeron analistas a la AP.

Humala, un ex militar, soporta fuertes críticas por sus escasos avances en la lucha contra la delincuencia que es la principal preocupación de los peruanos y que fue una de sus principales promesas cuando llegó al poder en julio de 2011.

Un sondeo de la firma GFK arrojó que la popularidad de Humala se ubicó en octubre en 24%, su mínimo histórico. El sondeo se realizó entre el 21 y 23 de octubre a 1.226 personas en todo el país.

Luego de la muerte a tiros del director de uno de los penales más peligrosos del norte del país, Humala admitió a periodistas que la inseguridad pública se ha mantenido por lo menos dos décadas en Perú.

Según datos oficiales, durante la gestión de Humala las denuncias policiales por diversos delitos se elevaron 37% destacando los robos, hurtos, violaciones y las extorsiones. Humala culminará su gestión en 2016.