Ejército del Congo recupera bastión rebelde

El ejército del Congo ha recapturado uno de los últimos baluartes del grupo rebelde M23 cerca de la frontera con Uganda, dijeron el miércoles las autoridades, en tanto que 10.000 congoleños han huido hacia el país vecino.

La recuperación del poblado de Bunagana tuvo lugar en momentos en que el jefe político del M23, Bertrand Bisimwa, cruzó hacia Uganda y se cree que se dirige hacia Kampala, la capital de ese país.

El portavoz del gobierno congoleño, Lambert Mende, solicitó a las autoridades ugandesas que entreguen a Bisimwa.

Sin embargo, Bisimwa no afronta arresto en Uganda, dijo el teniente coronel ugandés Paddy Ankunda.

Uganda ha sido desde diciembre anfitriona de las conversaciones de paz entre el gobierno congoleño y el M23.

El diálogo se estancó a principios de mes, poco antes de la reanudación de los enfrentamientos entre la insurgencia y las fuerzas congoleñas que tienen el respaldo de las Naciones Unidas.

El ejército congoleño ha combatido durante 18 meses a los rebeldes del M23, que supuestamente tienen apoyo de Ruanda.

El momento de mayor avance de los rebeldes quizá fue cuando ocuparon por breve tiempo la ciudad de Goma, cerca de la frontera con Ruanda.

Los reveses del M23 en el campo de batalla no necesariamente significan el fin del grupo ni de la violencia en el este del Congo, un país rico en minerales, donde actúan numerosos grupos rebeldes.

La insurgencia pretende hacerse del botín de la minería del cobre, cobalto, tungsteno y otros minerales y metales que yacen en el subsuelo.

El poblado de Bunagana está de nuevo en manos del ejército, afirmó Julien Paluku, gobernador de la provincia de Kivu Norte.

El portavoz del gobierno congoleño, Mende, también confirmó la recuperación de Bunagana horas después de que trabajadores humanitarios en Uganda informaran de intensos disparos.

La Associated Press no había podido establecer contacto de inmediato con alguien en esa localidad ni verificar la información de manera independiente.

Lucy Beck, portavoz de la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados en Uganda, dijo que los congoleños que cruzan la frontera "son muchos para ser contados".

Los congoleños que buscan refugio en Uganda aumentaron el miércoles en unas horas de 5.000 a más de 10.000, agregó.

Persiste la creencia generalizada de que la vecina Ruanda, cuyo presidente Paul Kagame es de la etnia tutsi, provee armas, reclutas y adiestramiento al M23.

El gobierno de Ruanda niega esas afirmaciones y asegura que el gobierno del Congo no ha tenido la capacidad para vigilar su vasto territorio.