Mineros trabajan de más por caída de precios

Miles de mineros independientes en Bolivia que invierten poco capital y usan precaria tecnología, deben trabajar hasta 16 horas diarias para compensar la caída de los precios de los minerales por la desaceleración de China.

"Cuando los precios bajan nos obliga a trabajar más horas para ganar lo que ganábamos antes. Trabajamos hasta 16 horas diarias dentro la mina", dijo a The Associated Press Alejandro Santos, presidente de la Federación de Cooperativas Mineras, que agrupa a más de  100.000 mineros en el país.

En años pasados, cuando las cotizaciones eran altas, los mineros independientes estancaban la producción.

Pero en el primer semestre del año incrementaron la actividad en 6% en comparación con similar período de 2012, por la caída de 5,3% de las cotizaciones cayeron debida a la desaceleración de China y recesión en la zona euro, dijo en un reciente estudio la Fundación Milenio, una organización privada de estudios académicos.

"Es una típica estrategia de sobrevivencia de productores pequeños... pero no es sostenible porque está basada en el uso intensivo de mano de obra y una explotación selectiva de reservas", según Milenio.

"Con los precios actuales todavía tenemos un margen mínimo de ganancias, pero por más que suba o baje trabajamos duro porque es lo único que nos da de comer", argumentó Santos.

La ganancia fluctúa según la cantidad de mineral que encuentre cada minero en la jornada.

En ocho años de buenos precios, ciudades mineras como Oruro y Potosí resucitaron y la minería fue la segunda principal actividad económica luego de la explotación de gas natural. La mayor exportación fue en 2011 con 3.400 millones de dólares. El primer semestre de 2013 llegó a 1.323 millones, según informes oficiales.

Las cooperativas mineras producen el 23% del total mientras que 75% de la producción está en manos de grandes y medianas empresas que emplean a unos 10.000 obreros. Un 2% de la producción procede de tres minas estatales.

La mina más grande es San Cristóbal, en el suroeste, de la japonesa Sumutimo Corporation, que produce a cielo abierto zinc, plomo y plata. Esa mina también aumentó su producción el primer semestre tras superar problemas laborales y técnicos, en cambio las otras empresas bajaron su producción.

Bolivia es el cuarto productor de estaño, el décimo de zinc y también produce plata, antimonio y oro.

La cotización más alta del estaño llegó a 12,49 dólares la libra fina hace tres años, hoy cotiza en 10,54 dólares. La plata llegó a 35 dólares la onza troy y ahora está en 21,61.

La minería representa el 6% del producto interno bruto boliviano.