5 arrestados por ataque en Plaza Tiananmen

La policía arrestó a cinco personas en conexión con el ataque suicida de esta semana en Beijing -- que calificó de acción terrorista -- e identificó a los atacantes como miembros de una minoría musulmana.

La policía dijo que los cinco sospechosos fueron detenidos el lunes, el mismo día del ataque el mediodía a la entrada de la Ciudad Prohibida, frente a la Plaza Tiananmen, en el área de Beijing donde viven y trabajan los líderes del Partido Comunista.

Una declaración en el microblog de la policía de Beijing dijo que los atacantes muertos fueron identificados como un hombre con un nombre de la etnia uigur, su esposa y su madre. Los cinco sospechosos arrestados por sospechas de conspirar en el ataque también fueron identificados con nombres uigures.

Un ataque en uno de los centros urbanos en el este "es algo que las autoridades chinas temen desde hace tiempo", dijo Philip Potter, experto de la Universidad de Michigan.

"Una vez se ha cruzado ese umbral, es difícil de contener", dijo Potter, y predijo que va a incrementarse la vigilancia de los uigures en ciudades orientales del país.

Los tres atacantes murieron cuando su vehículo estalló bajo el retrato de Mao Zedong que cuelga de la Puerta de Tiananmen. Dos turistas, incluyendo una mujer filipina, murieron al ser atropellados por el vehículo en la acera y 38 personas fueron heridas, incluyendo tres filipinos y un japonés.

Cuchillos, barras de hierro, gasolina y una bandera con símbolos religiosos fueron hallados en el vehículo, dijo la policía.

Los uigur son un grupo étnico turco musulmán del noroeste de China, particularmente el área de Xinjiang, donde extremistas opuestos al gobierno central chino han estado enfrentados con las fuerzas de seguridad desde hace años.

La declaración policial dijo que los cinco detenidos el lunes ayudaron a planear y ejecutar el ataque, y fueron capturados 10 horas después que fue realizado. Dijo que habían estado a la fuga y fueron localizados con ayuda de la policía en Xinjiang y otras partes. La declaración no especificó dónde fueron capturados, pero dijo que la policía había encontrado banderas de la yijad y cuchillos en sus alojamientos temporales.

El ataque del lunes parece indicar una mayor audacia de los extremistas inspirados por el radicalismo islámico y se produce luego de un verano especialmente sangriento en Xinjiang, incluyendo un ataque a una estación de policía, que ha dejado al menos 56 muertos. El gobierno generalmente califica esos incidentes de ataques terroristas.