Audiencia de ONU sobre abusos en Corea del Norte

Expertos de la ONU que investigan posibles crímenes contra la humanidad en Corea del Norte celebran a partir del miércoles dos días de audiencias públicas Washington, la escala más reciente del esfuerzo por recopilar pruebas sobre un país que no los deja entrar.

En las audiencias celebradas este verano en Seúl, Corea del Sur, se escucharon las desgarradoras declaraciones de desertores norcoreanos, quienes contaron sus experiencias de violaciones sistemáticas, golpizas, asesinatos y tortura en el vasto gulag del país, que según Corea del Sur encierra a entre 80.000 y 120.000 prisioneros políticos.

En Tokio, la comisión investigadora de la ONU escuchó testimonios sobre el secuestro de ciudadanos japoneses por parte de Corea del Norte. Y en Londres la semana pasada, ex presos políticos y oficiales militares norcoreanos contaron sus experiencias de trabajos forzados de ser obligados a presenciar ejecuciones públicas.

El panel de tres miembros de la ONU, presidido por el juez australiano Michael Kirby, está autorizado a buscar una "rendición de cuentas total" por cualquier delito contra la humanidad. Las recomendaciones de la comisión deben presentarse en marzo y se presentarán a la organización para su estudio, lo que pudiera aumentar la presión política sobre Corea del Norte y posiblemente generar consecuencias.

Kirby expresó el martes a la Asamblea General que todas las pruebas recopiladas apuntan a "un patrón a gran escala de violaciones sistemáticas y crasas de derechos humanos". El juez dijo que cuando la comisión entregue su informe final, "la comunidad internacional se verá obligada a enfrentar sus responsabilidades y decidir qué medidas concretas tomará" para proteger al pueblo de Corea del Norte.

"Aunque nada puede hacerse con el gobierno de Corea del Norte en este momento, esta es una forma presionarlo para que no cometa más abusos de derechos", dijo Hyun In Ae, quien fue profesora de varias universidades en Corea del Norte antes de desertar en 2004. "Tienen que saber que es un delito internacional".

En Washington, la comisión espera escuchar el miércoles el testimonio de algunos de los 150 desertores norcoreanos que viven en Estados Unidos, y el jueves el testimonio de expertos no gubernamentales en Corea del Norte, como los que usan imágenes satelitales para ayudar a investigar la red de campamentos de prisioneros, que está cerrada al escrutinio exterior, incluso del Comité Internacional de la Cruz Roja.