Japón investiga banca tras irregularidad de Mizuho

La Agencia de Servicios Financieros de Japón (FSA) planea investigar a los bancos más grandes del país después de detectar préstamos a la delincuencia organizada por el segundo mayor banco hipotecario del país, Mizuho.

La entidad normativa informó en una notificación que inspeccionará el Bank of Tokio-Mitsubishi UFJ, el más grande del país, Mizuho Financial Group y Sumitomo Mitsui Bank, el tercero más importante de Japón.

Las investigaciones de la FSA, que se realizarán la próxima semana, se centrarán en el cumplimiento de normas y la minimización de riesgos. La decisión fue tomada tras el anuncio de Mizuho de que el presidente de su división bancaria renunció y que a funcionarios de alto rango se les deducirán más de 200 millones de yenes (2 millones de dólares) para el pago de préstamos a la delincuencia organizada.

Los préstamos, reportados por la junta directiva de mesa de Mizuho a principios de 2011, fueron emitidos por su afiliada de créditos de consumo Orient Corp. Una investigación de un panel externo culpó a Mizuho por no tomar medidas a tiempo, pero indicó que el banco no había tratado de encubrir deliberadamente los préstamos.

Se desconoce si la Agencia de Servicios Financieros planea más medidas contra Mizuho más allá de la orden que le dio al banco en septiembre de limpiar sus operaciones de préstamos.

El preguntársele si el caso de Mizuho refleja la necesidad de una mayor supervisión, el ministro de Finanzas Taro Aso dijo que las mejoras se aplicarían en el futuro a pesar de que la entidad normativa trabaja con recursos limitados.

"Si la investigación muestra que hay áreas que necesitan mejorar, se hará", dijo Aso.

Las organizaciones delictivas de Japón, conocidas como yakuzas, están arraigadas en muchas áreas de la economía del país pese a los esfuerzos por sacarlas del sistema financiero.