Se suman problemas a nuevo seguro de salud de EEUU

Ya no sólo son fallas en la página de internet. Legisladores confrontaron el martes al gobierno de Barack Obama con un nuevo problema en su programa de salud: Una oleada de avisos de cancelación que está pegando a individuos y pequeños negocios que compraron su propio seguro.

Al mismo tiempo, la funcionaria federal más cercana al portal del programa de salud se disculpó por las fallas en las nuevas inscripciones y aseguró que las cosas mejoran día con día.

La jefa de Medicare, Marilyn Tavenner, dijo que son las aseguradoras y no el gobierno las responsables de las cartas de cancelación recibidas por muchas de las cerca de 14 millones de personas que compraron pólizas individuales. Además, de acuerdo con las autoridades, las personas que reciben avisos de cancelación podrán encontrar mejores planes de reemplazo, en algunos casos a un menor costo.

The Associated Press, con datos de la Asociación Nacional de Comisionados de Seguros, reportó en mayo que muchos operadores optarían por cancelar pólizas este fin de año y emitir nuevas. Administrativamente eso fue considerado tan sencillo como cambiar los planes existentes para cumplir con la nueva ley, la cual ordena la cobertura de más servicios y provee mejor protección financiera contra enfermedades catastróficas.

Aunque el gobierno recibió muchas advertencias sobre las cancelaciones, éstas podrían convertirse en otro debacle de relaciones públicas para la legislación insignia del presidente Obama. Este problema afecta la credibilidad de una de las primeras promesas del mandatario sobre la reforma al sistema de salud: Uno puede mantener la póliza si lo prefiere.

En la primavera, los comisionados estatales de seguros comenzaron a dar a los aseguradores la opción de cancelar los planes individuales existentes para 2014, dado que la cobertura requerida bajo la ley de Obama es más extensa. Algunos estados instruyeron a las aseguradoras para que emitieran las cancelaciones. Amplios planes de las empresas que cubren a la mayoría de los trabajadores y sus familias posiblemente tampoco se vean afectados.

Los avisos de cancelación están llegando ahora a los asegurados y éstos se han estado quejando con sus legisladores, quienes el martes cuestionaron a Tavenner.

"Basado en la poca información que el gobierno ha dado a conocer, resulta que más gente ha recibido avisos de cancelación para sus planes de salud este mes, de lo que se han inscrito (en el portal en internet del programa)", dijo Dave Camp, republicano de Michigan. El legislador citó el reporte de un diario sobre 146.000 cancelaciones sólo en su estado.