Obama comparará ley de salud con Massachusetts

Cuando el presidente Barack Obama llegue a Boston para hablar de la reforma del sistema federal de salud, casi con seguridad buscará trazar paralelos con la emblemática ley de salud de Massachusetts del 2006.

¿El mensaje de Obama?: Paciencia.

Cuando Massachusetts aprobó su ley, la tasa de personas inscribiéndose creció muy lentamente al inicio. Pero al acercarse los plazos, el ritmo se aceleró. Y hoy, la ley sigue siendo popular. Incluso proveyó inspiración para la ley de Obama.

"Imagínense las historias que se generaron entonces sobre cómo iba a fracasar, cuando, de hecho, sucedió lo opuesto", dijo el secretario de prensa de la Casa Blanca Jay Carney.

Aunque muchas más personas se registraron al acercarse los plazos en Massachusetts, esa ley nunca enfrentó los múltiples problemas de sistemas que han plagado la ley federal ni las predicciones de fracaso que ha enfrentado la ley federal.

Eso es en parte porque la ley de Massachusetts tenía una amplia gama de respaldo, incluyendo del gobernador republicano Mitt Romney, que la firmó; la legislatura de mayoría demócrata y las comunidades de negocios y de salud.

Otro partidario fue el difunto senador demócrata Edward Kennedy, quien estuvo en la ceremonia de firma en el histórico Faneuil Hall de Boston, el mismo escenario en que Obama va a hablar el miércoles sobre su ley.

Incluso mientras celebraban la aprobación de la ley, los líderes políticos en Massachusetts admitieron que se trataba de apenas uno de dos pasos grandes que esperaban tomar para lidiar con el problema de la atención de salud.

El primero era expandir el número de residentes asegurados lo más posible. Ya con una tasa de 90% de asegurados, Massachusetts elevó la cifra a 98% con la ley del 2006.

Pero la ley hizo muy poco para ayudar a los legisladores a dar el segundo paso: atacar el problema del creciente costo de la atención médica, que amenazaba con minarla. Eventualmente, aprobaron una segunda ley para controlar costos.

Esa ley del 2012 está diseñada en parte para alentar la creación de organizaciones que tengan un enfoque más coordinado hacia la medicina. Se espera que le ahorre al estado hasta 200.000 millones de dólares en los próximos 15 años.

Aunque es en términos generales popular, la ley del 2006 no ha sido adoptada por todos en Massachusetts.

Al igual que la ley federal, la ley incluye una multa a aquellos individuos que pueden comprar un seguro de salud, pero se niegan a hacerlo. Desde que la ley entró en vigor, miles de residentes del estado han optado por no obtener seguro de salud y en lugar de ello pagar la multa, lo que ha impedido que Massachusetts consiga su objetivo de cobertura para todos.

Entre las mayores diferencias entre las leyes federal y estatal está la percepción pública. En Massachusetts, la ley del estado es vista, generalmente, como un paso positivo. Y aunque hubo algún escepticismo en el estado en el 2006, la ley nunca tuvo la fiera oposición que ha encontrado la ley federal.