Argentina: Nueva figura mira a Uruguay y Chile

Sergio Massa, el opositor que eclipsó a la presidenta Cristina Fernández con su arrasador triunfo del domingo en las elecciones legislativas, dijo que una nueva etapa política comenzó en Argentina, sin confrontación y con la Concertación chilena y el Frente Amplio de Uruguay como modelos a seguir.

"La etapa que viene en Argentina hace que se necesite una concertación de fuerzas más amplia, una construcción de un espacio más amplio. El secreto es el respeto a la diversidad y a las opiniones diferentes y que todos se sientan parte", dijo Massa el lunes en rueda de prensa con corresponsales extranjeros.

Massa, de 41 años, se ha convertido en la nueva estrella de la política argentina tras su contundente triunfo en la provincia de Buenos Aires --el principal distrito electoral del país-- con casi el 44% de los votos y una ventaja de más de 10 puntos sobre el oficialista Frente para la Victoria en los comicios para renovar el Congreso.

Con su victoria, Massa --que ganó un escaño para diputado nacional-- sepultó los anhelos de una eventual reforma de la constitución que habilite un tercer mandato de Fernández y dio inicio a la transición hacia un nuevo ciclo político que se materializará en 2015.

Los analistas coincidieron en que el perfil moderado de Massa, ex jefe de gabinete de ministros de Fernández entre 2008 y 2009, ha sido uno de los mayores atractivos para captar el voto de un electorado cansado del estilo confrontativo del kirchnerismo.

Lo que viene en Argentina son dirigentes que no están tan marcados por los 70 --una etapa marcada por la violencia política-- y capaces de pensar de otra manera, no tan confrontativos, reflexionó Massa, quien pedirá licencia como alcalde del próspero suburbio de Tigre, al norte de la capital, para asumir como diputado el 10 de diciembre.

Massa se definió como parte de una generación de políticos que "son hijos de la democracia y eso nos daría una libertad y amplitud elemental para poder crear" un espacio en el que confluyan dirigentes de distintas fuerzas, incluso del kirchnerismo.

En ese sentido, Massa admitió que la Concertación chilena y el Frente Amplio que gobierna en Uruguay son sus modelos a seguir.

El flamante diputado esquivó referirse a su eventual candidatura a presidente en 2015, algo que se da por descontado entre sus seguidores. Tampoco quiso especular sobre el rumbo que tomará el gobierno de Fernández tras la derrota el domingo.

Por otra parte, Massa también insistió en que la política extranjera argentina tiene que ser menos conflictiva. Dijo que la actitud del gobierno frente a sus vecinos hizo daño a la economía, mientras sus acercamientos a "Venezuela e Irán nos hicieron mucho daño al imagen del país".