Acusan en EEUU a ciberpirata británico

Un británico ha sido arrestado y acusado de penetrar en los sistemas informáticos del ejército, la NASA, la Agencia de Protección Ambiental y otras, lo que le ha costado millones de dólares al gobierno estadounidense.

Lauri Love, de 28 años y residente de Stradishall, Inglaterra, y sus cómplices robaron información sobre empleados del gobierno, incluidos efectivos de las fuerzas armadas, desde octubre de 2012 al penetrar en redes oficiales y dejar tras de sí "puertas traseras" a través de las cuales podían regresar para obtener datos, de acuerdo con el acta de instrucción de cargos.

Las autoridades británicas dijeron el lunes que Love también fue acusado bajo una ley local que castiga a quienes lanzan ataques desde Gran Bretaña a computadoras en cualquier lugar del mundo.

Ha sido puesto en libertad bajo fianza hasta febrero. Los intentos por contactarlo para que diera sus comentarios al respecto no fueron fructuosos.

Washington indicó que el objetivo de los ataques era "trastornar las operaciones e infraestructura" del gobierno federal. La instrucción de cargos de Nueva Jersey no acusa a Love de vender información ni hacer nada de lo que hizo con fines de lucro.

Love fue arrestado el viernes en su casa, a unos 110 kilómetros (70 millas) al norte de Londres.

Se le acusa de trabajar con dos cómplices en Australia y uno en Suecia, ninguno de los cuales ha sido acusado. Sus nombres no aparecen en los documentos judiciales difundidos el lunes.

La acusación formal incluye pasajes de conversaciones que Love presuntamente mantuvo con sus socios por mensaje instantáneo.

En uno parece jactarse de infiltrar las redes de la NASA: "ahaha, somos propietarios de muchos sitios de nasa", afirmó, de acuerdo con el gobierno. En otro se regocija por la información obtenida por el grupo, al escribir que "esto... es material realmente delicado", según los fiscales.

Love fue acusado en Nueva Jersey porque presuntamente usó un servidor en el municipio de Parsippany, en Nueva Jersey. También enfrenta acusaciones federales en Virginia por otras presuntas infiltraciones.

___

El periodista de The Associated Press Raphael Satter contribuyó con este despacho desde Londres.