EEUU no responde denuncias sobre Guantánamo

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y las Naciones Unidas expresaron su decepción por la negativa estadounidense a aportar información durante una audiencia celebrada el lunes sobre la situación de derechos humanos de los detenidos en la base de Guantánamo.

El comisionado Rodrigo Escobar Gil dijo que la CIDH ve con "gran preocupación" la situación de los prisioneros en Guantánamo porque "tenemos información de violaciones generales y sistemáticas a los derechos humanos, tratos crueles, inhumanos y degradantes".

Escobar preguntó al gobierno estadounidense cuándo se le permitirá a la CIDH o a la ONU inspeccionar el centro de detención, con acceso irrestricto a todas sus instalaciones y prisioneros.

También inquirió sobre qué medidas ha adoptado Washington para atender las peticiones de los 14 prisioneros que se mantienen en huelga de hambre y cuáles son los obstáculos que restan para el cierre definitivo del centro de detención, solicitado previamente por la CIDH.

El colombiano expresó que la falta de respuesta estadounidense fue "injustificada" porque los problemas en Guantánamo son estructurales y llevan al menos una década.

La delegación estadounidense, encabezada por el embajador alterno ante la Organización de Estados Americanos Lawrence Gumbiner, acudió a la audiencia sin respuestas alegando que el cierre parcial del gobierno federal durante 17 días le impidió prepararse adecuadamente, y se comprometió a responder por escrito durante los próximos 30 días.

El secretario general de la CIDH, el mexicano Emilio Alvarez, criticó la ausencia de respuestas estadounidenses por considerar que "envía un mensaje equivocado" e indicó que el organismo aguardará las respuestas que aporte Estados Unidos para incluirlas en un informe temático que planea difundir a fines de 2013.

El Pentágono anunció a comienzos de mes que inició una revisión de los numerosos prisioneros en Guantánamo que no enfrentan cargos criminales, en sus esfuerzos por cerrar la prisión.

Pero el gobierno estadounidense no ha dicho cuántos de los 164 prisioneros en Guantánamo serán revisados.

Ya ha sido aprobada la liberación o traslado de más de 80 prisioneros, quienes permanecen en prisión debido a restricciones sobre liberaciones impuestas por el Congreso o porque son ciudadanos de Yemen, país al que Washington considera demasiado inestable para acoger ex prisioneros.

Barack Obama se comprometió a cerrar el centro de detención al asumir la presidencia en 2009 pero el Congreso impuso restricciones a la liberación o traslado de prisioneros.

El gobierno estadounidense ha reiterado que 46 prisioneros permanecen en detención indefinida por sus presuntos vínculos con organizaciones terroristas.

Juan Méndez, relator de la ONU sobre la tortura, calificó a la detención indefinida como el elemento más preocupante de la situación en Guantánamo porque "cuando no hay perspectivas de ser juzgados o liberados, agrega angustia a un sufrimiento y a mi juicio, esa angustia es un trato cruel y degradante".

Méndez también criticó la alimentación forzada a los 14 reclusos que se mantienen en huelga de hambre desde la primavera de 2013, porque viola lo que llamó la "autonomía decisoria".

"Si ellos quieren comer comen, si no quieren comer hay que respetarlo", indicó.

Méndez dijo que la alimentación forzada es degradante, porque incluye poner tubos por la nariz hasta el estómago y evitar que el recluso regurgite por medio de fuerza.

Wells Dixon, abogado del Centro de Derechos Constitucionales, dijo que cada día que el gobierno estadounidense tarda en responder a las denuncias "implica un daño sustantivo" a los prisioneros.

La CIDH inició con Guantánamo su 149 periodo de sesiones, que durante esta semana tendrá lugar en la capital estadounidense.

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como https://twitter.com/luisalonsolugo