Muere el ex premier polaco Mazowiecki

Tadeusz Mazowiecki, el primer jefe de gobierno democrático en Europa oriental después de la caída del comunismo, asesor clave del movimiento Solidaridad y enviado de derechos humanos de la ONU a Bosnia en la década de 1990, ha muerto. Tenía 86 años.

El ex primer ministro murió el lunes por la madrugada en el hospital donde se encontraba desde el miércoles pasado, dijo el secretario privado de Mazowiecki, Michal Prochwicz, a The Associated Press.

Abogado por formación, escritor y pensador por temperamento, Mazowiecki estaba bien preparado para su papel en la defenestración del comunismo en Polonia y la creación de una democracia. Como primer ministro dijo que era necesario trazar una "línea gruesa" que separara el pasado comunista y el nuevo país, una posición por la cual recibió fuertes críticas y ayudó a su caída después de un año en funciones.

En agosto de 1980 tomó la decisión crucial de sumarse a miles de trabajadores en huelga en los astilleros de Gdansk para exigir la reincorporación de la trabajadora despedida Anna Walentynowicz, un aumento de salarios y un monumento a los trabajadores muertos en la protesta de 1970. En cuestión de días, su acción detonó una oleada masiva de huelgas de las que nació Solidaridad --el primer sindicato independiente de Europa oriental-- y un movimiento nacional por la libertad encabezado por un carismático electricista del astillero, Lech Walesa, cuyo nombre dio rápidamente la vuelta al mundo.

Walesa diría más adelante que "todos estaban muy complacidos de que los intelectuales estuvieran con los trabajadores. Era una señal muy importante para las autoridades".

Desde los días de la huelga hasta bien consolidada la democracia polaca en la década de 1990, Mazowiecki fue uno de los colaboradores más estrechos de Walesa, a quien asesoró durante las duras negociaciones con los comunistas, que acabaron por otorgar libertades sindicales y cívicas en 1980.

Políticos y amigos dijeron que su muerte es una gran pérdida para Polonia.

Esforzándose por contener las lágrimas, el presidente Bronislaw Komorowski dijo que los polacos debían estar agradecidos por todo lo que ha sucedido en Polonia desde 1989, cuando Mazowiecki asumió como primer ministro. Las banderas en los edificios de gobierno ondearon a media asta.

Walesa dijo que lamenta la muerte de grandes personalidades como ésa. "Nos sería útil su sabiduría hoy, cuando la democracia no es tan perfecta", afirmó.

Al igual que Walesa y otros activistas de Solidaridad, Mazowiecki estuvo preso durante meses bajo la ley marcial impuesta por el último gobernante comunista, el general Wojciech Jaruzelski, en 1981 para limitar las libertades que habían provocado la ira de Moscú.

Después de un año preso, Mazowiecki se reunió con Walesa y escribió informes sobre el estancamiento de la vida social y económica bajo la ley marcial.

Las penurias provocaron una nueva ola de huelgas en 1988. Mazowiecki marchó del brazo con Walesa a la cabeza de los trabajadores de Gdansk. Las nuevas protestas obligaron a los comunistas a negociar la democratización con Solidaridad.

El desenlace fue la primera elección parlamentaria parcialmente libre de Europa oriental, el 4 de junio de 1989, en la cual Solidaridad ganó bancas en el Parlamento y que allanó el camino para el primer gobierno democrático en el bloque comunista, el cual empezaba a desquebrajarse. En septiembre, Mazowiecki fue el primer jefe de gobierno democráticamente electo de la región.

Los cambios iniciados en Polonia condujeron a la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989.

En un mensaje de condolencias, la canciller alemana Angela Merkel, que creció en Alemania del Este, dijo que Mazowiecki hizo "una contribución que no se olvida para superar la injusticia autoritaria y para la unidad de Europa".

Mazowiecki nació el 18 de abril de 1927 en la ciudad central de Plock. Su padre era médico. Estudió derecho en la Universidad de Varsovia, pero optó por dedicarse al periodismo y la política.

Dos veces viudo, le sobreviven los tres hijos de su segundo matrimonio.