Sospechoso de tiroteo cae muerto en California

Un hombre que mató a tiros a una persona e hirió a otra llevó a la policía a una persecución por el Desierto de Mojave con dos rehenes en el maletero de su vehículo antes de caer muerto en un enfrentamiento con la policía.

La policía de Ridgecrest investigaba el lugar donde ocurrió un tiroteo poco después de las 5:00 a.m. del viernes donde se encontró a una mujer muerta y a un hombre con múltiples heridas de bala. Durante la investigación, un oficial de la policía recibió una llamada en su celular del sospechoso, dijo el alguacil del condado de Kern, Donny Youngblood, en una conferencia de prensa. El sospechoso dijo que quería ir al departamento de policía y matar a oficiales, pero como la policía tenía muchas armas "sembraría el caos" en otra parte. También dijo que tenía un paquete para la policía, pero no estaba claro qué quiso decir con eso.

Casi dos horas después, un oficial vio el auto del sospechoso y comenzó la persecución por casi 48 kilómetros (30 millas) de carretera, por partes áridas del desierto. El sospechoso se salió de la carretera y disparó al menos 10 veces desde el interior de su Dodge Dart con una pistola y una escopeta. Ningún conductor resultó herido, dijo Youngblood.

En algún momento durante la persecución, que duró más de 40 minutos, el sospechoso se detuvo y el maletero se abrió, revelando a un hombre y a una mujer en su interior. Parecía que ellos buscaban cerrar el portaequipaje, dijo el alguacil. No está claro si el sospechoso lo abrió o si ellos lo abrieron por dentro. El hombre regresó al auto y siguió conduciendo.

En algún momento el hombre amenazó con matar a los dos en el portaequipajes, dijo Youngblood.

Al final el hombre se detuvo nuevamente sobre la carretera federal 395, se volteó sobre su asiento y comenzó a disparar al portaequipajes. En ese momento hasta siete policías comenzaron a disparar y lo mataron.

Los rehenes fueron llevados vía aérea a un hospital. Se desconocía en qué estado se encontraban, pero el alguacil dijo que creía que sobrevivirían.

Aparentemente el sospechoso conocía a todas las víctimas en el lugar del primer tiroteo en la ciudad de Ridgecrest, a unos 240 kilómetros (150 millas) al norte de Los Angeles, dijo Youngblood.

Surgió información de que el sospechoso estaba usando Facebook durante la persecución, pero no estaba claro de momento qué publicó, dijo Youngblood. Los investigadores recuperaron la escopeta y la pistola del sospechoso.