Revés judicial para ex directivos Ford Argentina

Tres ex directivos de la filial en Argentina de la automotriz estadounidense Ford acusados por crímenes de lesa humanidad contra trabajadores de la compañía durante la última dictadura militar quedaron más comprometidos el viernes luego de que un tribunal de segunda instancia rechazó un recurso de apelación de sus defensas presentado luego de que una juez los procesara a fines de mayo.

La Cámara Federal de Apelaciones de San Martín en la provincia de Buenos Aires confirmó el procesamiento sin prisión preventiva de Pedro Müller, Guillermo Galarraga y Héctor Francisco Jesús Sibilla, todos mayores de 80 años, por el secuestro de 24 obreros de Ford en los primeros meses de la dictadura que se instauró en 1976, informó el viernes el Poder Judicial.

En mayo los tres fueron acusados formalmente como "partícipes primarios" del delito de privación ilegal de la libertad doblemente agravada por haber sido cometida por abuso funcional y con violencia y amenazas. La medida fue adoptada por la jueza federal Alicia Vence, a quien ahora los miembros de la cámara federal dieron la razón.

En la causa judicial se investiga la presunta participación de los acusados en las privaciones ilegítimas de la libertad y torturas sufridas por 24 operarios, entre ellos varios delegados sindicales, de la planta de Ford Motors Argentina en la localidad bonaerense de General Pacheco entre el 24 de marzo y el 20 de agosto de 1976.

La justicia sospecha que Müller, quien se desempeñaba como gerente de Manufactura; Galarraga, ex gerente de Relaciones Laborales, y Sibilla, antiguo responsable de Seguridad, habrían facilitado a los militares los datos personales de cada uno de los empleados junto a sus fotografías y domicilios particulares, en el marco del plan de persecución de disidentes implementado a partir del golpe de Estado.

También de habrían permitido que las Fuerzas Armadas montaran un centro de detención en el campo de deportes situado en el predio de esa fábrica para que los detenidos fueran interrogados.

Ford Argentina manifestó en mayo que está al tanto de la investigación y que ha colaborado con las autoridades judiciales. Sin embargo aclaró que no es parte del caso.

En Estados Unidos se tramita una causa civil para que Ford asuma su responsabilidad por los hechos ocurridos en Argentina e indemnice a las víctimas.

En la fábrica de Ford en General Pacheco --a unos 32 kilómetros al norte de la capital argentina-- trabajaban unos 5.000 obreros. Allí se producía el modelo Falcon, vehículo que se convirtió en símbolo de la represión ilegal porque se utilizaba en los operativos en los que la policía capturaba y trasladaba a sus víctimas.

En la dictadura se cometieron numerosas violaciones a los derechos humanos como secuestros, torturas y la desaparición de unas 13.000 personas, según datos oficiales. Los organismos de derechos humanos, en tanto, dan cuenta de 30.000 desapariciones.