Sismo de magnitud 7,3 sacude Japón

Un sismo de magnitud 7,3 sacudió el sábado la costa este de Japón, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos, generando pequeños tsunamis pero sin causar daños evidentes.

La agencia meteorológica de Japón dijo que el temblor fue una réplica del terremoto de magnitud 9 que provocó un gran tsunami que azotó la misma zona en 2011 y provocó la muerte de unas 19.000 personas, además de devastar la planta nuclear de Fukushima.

El sábado se registraron marejadas de hasta 40 centímetros (15 pulgadas) en cuatro zonas costeras, aunque el aviso de tsunami fue levantado menos de dos horas después del movimiento telúrico.

Imágenes de la televisión japonesa tomadas desde los puertos mostraban aguas tranquilas. El sismo ocurrió a las 2:10 a.m. del sábado hora de Tokio (1710 GMT), a unos 290 kilómetros (170 millas) de Fukushima y se sintió en la capital, a unos 480 kilómetros (300 millas) de distancia.

"Fue bastante fuerte, y duró un poco, pero nada se cayó al piso ni se rompió. Hemos tenido sismos de esta magnitud antes", dijo The Associated Press vía telefónica Satoshi Mizuno, funcionario del departamento de manejo de desastres del gobierno de la prefectura de Fukushima. "Afortunadamente el epicentro del sismo estuvo bastante lejos de la costa".

Mizuno dijo que la operadora de la dañada planta nuclear Fukushima Dai-ichi, Tokyo Electric Power Co., informó que no se detectaron daños o irregularidades hasta ahora.

La agencia meteorológica de Japón había emitido un aviso de un tsunami de un metro (tres pies) para una franja larga de la costa nororiental del país y estableció la magnitud del sismo en 7,1.

El Centro de Alertas de Tsunamis del Pacífico, perteneciente a Estados Unidos, no emitió advertencia alguna para el resto de la región.

La agencia reportó maremotos de 40 centímetros (15 pulgadas) en la ciudad de Kuji en la prefectura de Iwate y en la ciudad de Soma en Fukushima, así como un maremoto de 20 centímetros (8 pulgadas) en la ciudad de Ofunato en la prefectura de Iwate y uno de 30 centímetros (12 pulgadas) en Ishinomaki en la prefectura de Miyagi.

Los 50 reactores atómicos de Japón continúan apagados mientras el gobierno decide si deben cumplir con normas más estrictas decretadas después del terremoto de 2011, que causó fusiones múltiples y filtraciones masivas de radiación en la planta de Fukushima, a unos 250 kilómetros (160 millas) al noreste de Tokio.

Una serie de percances ocurridos este año en la planta de Fukushima ha aumentado los temores internacionales sobre la capacidad de la operadora para resolver la crisis que aún persiste.

El presidente de la Autoridad de Regulación Nuclear, Shinichi Tanaka, fijó una reunión para el lunes con el presidente de Tokyo Electric para encontrar soluciones a lo que dijo parecían problemas fundamentales.