Funes otorga máximo galardón al presidente Higgins

El presidente Mauricio Funes otorgó el jueves la máxima condecoración de El Salvador al presidente de Irlanda, Michael D. Higgins, al que le reconoció su lucha en defensa de los derechos humanos.

"Presidente Higgins, usted ha sido una voz para El Salvador y para los países de Centroamérica que hoy se esfuerzan por cerrar las heridas que marcaron la vida de nuestra región", dijo Funes en su discurso al condecorarlo con la Orden Nacional José Matías Delgado, en el grado de Gran Cruz Placa de Oro.

Higgins visitó en El Salvador en 1982 para conocer las graves violaciones a los derechos humanos que se estaban cometiendo en el fragor de una guerra civil que concluyó con la firma de los Acuerdos de Paz en enero de 1992. Más de 75.000 personas murieron en el conflicto y otras 12.000 están desaparecidas.

Lideró una delegación de diputados del parlamento irlandés que llegó a El Salvador para conocer sobre la masacre de El Mozote donde los militares mataron a más de un millar de campesinos, en su mayoría mujeres y niños.

Muchos de los cuerpos de las víctimas fueron tirados en el interior de una pequeña iglesia y luego procedieron a incendiarla.

En El Salvador no hay proceso contra los oficiales debido a que fueron beneficiados por una ley general de amnistía decretada en 1993 y que incluía a militares y guerrilleros que participaron en la guerra civil salvadoreña (1980-1992).

La Corte Interamericana de Derechos Humanos ya condenó a El Salvador por la matanza en 1981 y estableció el pago de indemnizaciones para los familiares de las víctimas, pero una Ley de Amnistía promulgada en 1993 ha impedido investigar y juzgar a los responsables.

Higgins anunció que hará un homenaje a los sacerdotes jesuitas ejecutados por militares salvadoreños en 1989 y visitará la tumba de monseñor Oscar Arnulfo Romero, asesinado durante una misa en marzo de 1980.

"Voy a recordar a las personas valientes que tuvieron que enfrentarse a estas situaciones y también recordaré aquellos sacerdotes humildes que precedieron a monseñor Romero y que hablaron públicamente acerca de todo lo que sucedía".