Abogado en Texas rechaza cargo de lavado de dinero

Un abogado del oeste de Texas y ex miembro del consejo rector de la Universidad Carnegie Mellon, al que se enjuicia por el cargo de asociación delictuosa para lavar cientos de millones de dólares del narcotráfico, testificó el jueves que jamás supo que el dinero que manejaba provenía de una actividad ilícita.

Marco Antonio Delgado también dijo a los jurados en el cuarto día de su juicio que agentes federales mintieron y tergiversaron hechos o simplificaron demasiado diversos aspectos en el caso.

Delgado subió al estrado después que los fiscales concluyeran en la misma jornada la presentación de sus alegatos.

Delgado está acusado de idear un plan para lavar 600 millones de dólares de 2007 a 2008 para el ahora desaparecido cártel del Milenio.

Los fiscales tienen previsto presentar testigos de refutación antes de los alegatos finales, lo que podría ocurrir la noche del viernes.

Agentes de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) testificaron previamente que al arresto de Delgado en 2007 en posesión de un millón de dólares, él confesó y aceptó cooperar en el caso.

Después de su detención inicial, según archivos en la corte, Delgado confesó que el millón de dólares eran parte de una "prueba" que según los agentes pertenecía a una operación de lavado de dinero.

Los agentes dijeron que Delgado continuó moviendo dinero del narcotráfico a escondidas de sus supervisores, incluidos 50.000 dólares que recogió en Chicago en el segundo trimestre de 2008.

Sin embargo, Delgado testificó que no sabía que el dinero que manejaba provenía del narcotráfico y que desconocía el verdadero origen de éste hasta que lo volvieron a detener en 2012.

"Yo nunca conversé de una cantidad de 600 millones de dólares con ningún agente del ICE", dijo el acusado el jueves a los fiscales.

"Nunca supe que los recursos estaban relacionados con el narcotráfico o que eran ilícitos, ni tampoco los de Chicago", respondió el abogado a la pregunta de la fiscal Debra Kanof.

Delgado dijo a los jurados que creía que el millón de dólares eran parte de una herencia de ciudadanos mexicanos acaudalados que querían esconder el dinero de sus parientes o de extorsionadores.