Merkel: Espionaje de EEUU rompió la confianza

Los gobernantes europeos compartieron el jueves el enfado durante una reunión cumbre que quedó eclipsada por las versiones del extenso espionaje de Estados Unidos a sus aliados, situación que a decir de la canciller alemana Angela Merkel rompió la confianza en el gobierno del presidente Barack Obama y socavó las cruciales relaciones transatlánticas.

Las más recientes revelaciones de que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés) recopiló más de 70 millones de registros telefónicos en Francia y que pudo haber espiado el teléfono celular de la misma Merkel suscitó las críticas de parte de los gobiernos de Francia y Alemania.

Las declaraciones inusualmente severas de Merkel a su llegada a la reunión de la Unión Europea fueron indicio de que no quedó tranquila después de la conversación telefónica que sostuvo el miércoles con el presidente Barack Obama, ni con las garantías personales que le ofreció acerca de que el estamento de inteligencia estadounidense no espiaba en este momento sus llamadas.

"Necesitamos que haya confianza entre aliados y socios", dijo Merkel a la prensa en Bruselas. "Dicha confianza debe ser reconstruida ahora. En eso tenemos que pensar", apuntó.

"Estados Unidos y Europa encaran desafíos comunes. Somos aliados", dijo la mandataria alemana. "Pero esta alianza solo puede ser cimentada en la confianza. Por eso repito: No puede darse el espionaje entre amigos", afirmó.

La Casa Blanca podría afrontar en breve el enojo de otros jefes de Estado y de gobierno. El diario británico The Guardian dijo el jueves que obtuvo un memorando confidencial en el que se deja entrever que en 2006 la NSA tuvo capacidad para vigilar las comunicaciones de 35 gobernantes mundiales.

En el memorando se afirmó que la NSA alentó a funcionarios de alto rango de la Casa Blanca, el Pentágono y otras agencias a que compartieron sus contactos para que la agencia de espionaje pudiera agregar los números telefónicos de los gobernantes extranjeros a sus sistemas de vigilancia, de acuerdo con el reporte.

The Guardian no identificó a quienes presumiblemente fueron espiados, pero señaló que en el memorando se dijo que los resultados fueron muy escasos: "Se obtuvo poca inteligencia notificable".

Otros gobernantes europeos que llegaron a la reunión del bloque de 28 naciones también manifestaron su disgusto por el presunto espionaje. El primer ministro sueco Fredrik Reinfeldt dijo que era "totalmente inaceptable" que un país espíe al gobernante de un país aliado.

"Sería excepcionalmente grave" que resultaran ciertas las versiones periodísticas de que fue espiado el teléfono celular de Merkel, dijo el primer ministro holandés Mark Rutte a la difusora nacional NOS.

"Queremos la verdad", manifestó el primer ministro italiano Enrico Letta a la prensa. "No es concebible en lo más mínimo que pudiera ser aceptable esta actividad", apuntó.

El ministro del Exterior de Austria, Micheal Spindelegger, afirmó que "necesitamos restablecer la relación de confianza con Estados Unidos que fue afectada a causa de esta situación".

___

Moulson informó desde Berlín. Los periodistas de The Associated Press, Raf Casert y Juergen Baetz, en Bruselas; David Rising, en Berlín; Cassandra Vinograd, en Londres, y Josh Lederman, en Washington, contribuyeron a este despacho.