California: Policías matan a niño de 13 años

Una comunidad del norte de California está angustiada por la muerte de un popular niño de 13 años a manos de la policía. El menor llevaba un fusil de pellets que es una réplica de un arma militar.

Los agentes de la Policía del Condado Sonoma le ordenaron varias veces al menor, Andy López, que soltara el arma, pero la levantó en dirección hacia ellos, dijo la policía en una conferencia de prensa el miércoles.

Solo después de los hechos los agentes se dieron cuenta que era una réplica de un fisil AK-47.

Los vecinos de Santa Rosa, un poblado suburbano de unos 170.000 habitantes unos 890 kilómetros al noroeste de San Francisco, en la región vinícola de California, quedaron estremecidos por la muerte del niño. Muchos expresaron su dolor dejando velas encendidas, osos de peluche y flores junto al lugar donde el menor fue abatido a tiros el martes por la tarde.

Algunos vecinos se preguntaron si los agentes actuaron debidamente cuando decidieron disparar contra una persona tan joven.

"Estoy seguro que pueden darse cuenta que tenía 13 años", dijo Abrey Martin a la estación de televisión KGO-TV. "No es un loco".

Andy, alumno de octavo grado que tocaba la trompeta en la banda de la escuela, fue descrito como un alumno brillante y popular, muy querido en su comunidad.

"Andy era un estudiando muy querido, un joven apuesto, inteligentes y capaz", dijo Linsey Gannon, subdirectora de la escuela intermedia Cook.

Hasta los policías expresaron pena por lo ocurrido.

En una declaración, el jefe policial Steve Freitas dijo que lo ocurrido fue una "tragedia" y que haría todo lo que esté a su alcance para asegurar que la investigación sea completa y transparente.

"Como padre de dos muchachos de esta edad, no puedo imaginar el dolor por el que pasa la familia", dijo.

Después que los agentes vieron al menor el martes, pidieron refuerzos y le ordenaron repetidas veces que soltara el arma, dijo el teniente Dennis O'Leary en un comunicado de prensa. El menor estaba de espalda a los policías y no se dieron cuenta que era un niño.

Según la Policía de Santa Rosa, el niño estaba a unos 15 metros de los agentes cuando se dio la vuelta hacia ellos con el arma en la mano, y entonces abrieron fuego.

Brian Zastrow, vecino de la zona, le dijo al periódico Santa Rosa Press Democrat que escuchó siete disparos.

"Primero escuché una sirena y a los pocos segundos siete disparos", dijo.

El niño fue declarado muerto en el lugar.

En una conferencia de prensa el miércoles, la Policía de Santa Rosa mostró el arma de perdigones, muy parecida a un AK-47.

Los policías también encontraron una pistola plástica en la cintura del menor. Los agentes, que no han sido identificados, fueron colocados en licencia administrativa, el procedimiento normal después de un incidente de este tipo.

La familia del menor había regresado a su casa móvil el martes por la noche tras identificar su cadáver, reportó el Press Democrat.

El padre de Andy, Rodrigo López, le dijo al diario que la última vez que vio a su hijo fue el martes por la mañana y que el arma era un juguete de uno de los amigos de su hijo.

"Le dije lo que le decía todos los días", dijo en español. "Pórtate bien".