Rebeldes colombianos y gobierno vuelven a la mesa

Representantes del gobierno colombiano y líderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia volvieron el miércoles a la mesa de diálogo por la paz, que cumplió un año de instalada y atraviesa presiones para que avance más rápido.

"Por ahora todo continuará en los ritmos y metodología establecidas; eso sí, con la voluntad de avanzar hacia un acuerdo", comentó el dirigente rebelde Andrés París a periodistas pocos minutos antes de comenzar las sesiones.

Tras una semana y media de receso técnico, las partes volvieron a presentarse en esta capital, donde llevan a cabo las conversaciones desde noviembre del año pasado.

Las charlas se instalaron oficialmente en octubre de 2012 en Noruega y luego se trasladaron a Cuba. Ambos estados, juntos con Venezuela y Chile, acompañan y facilitan el proceso que podría desactivar 50 años de conflicto armado en el país sudamericano.

"Estamos aferrados a la mesa ambas delegaciones", manifestó París, cuyo nombre legal es Jesús Emilio Carvajalino. "Ambas delegaciones vamos a trabajar como lo dice el acuerdo general", añadió.

Las partes tienen como hoja de ruta un convenio firmado a mediados del año pasado que consta de seis puntos. El primero de estos ítems, sobre los problemas agrarios, ya fue atravesado con éxito por las delegaciones que actualmente llevan adelante conversaciones sobre el segundo, relacionado con la participación política.

Otros puntos en la agenda son el combate al tráfico de sustancias ilícitas, el resarcimiento a las víctimas y la creación de un mecanismo de refrendación de los acuerdos finales.

Sobre esos mecanismos de refrendación, el Senado colombiano en Bogotá aprobó el miércoles un proyecto de ley presentado por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos en agosto para levantar una prohibición de realizar un referéndum en la misma fecha de elecciones presidenciales o de Congreso.

Después de un debate de unas cinco horas, el Senado, con mayoría de aliados de Santos, dio su visto bueno al proyecto de al menos cinco artículos tras varias votaciones, todas por mayoría de más de 50 votos, según la secretaría de la cámara alta en la sesión transmitida en vivo en su página web.

La ley actual prohíbe expresamente hacer consultas populares en la misma fecha de unos comicios, buscando con ello mayor independencia y transparencia del resultado de un referéndum. Lo que hizo Santos en agosto fue presentar al Congreso el proyecto pidiendo que se elimine esa prohibición y en busca de una mayor participación ciudadana en la consulta sobre un eventual acuerdo de paz, porque generalmente la concurrencia de votantes es mayor en elecciones presidenciales, por ejemplo.

Las preguntas en ese eventual consulta dependen de si se firma o no un acuerdo de paz, según han dicho congresistas.

Las FARC se han mostrado en contra de un referéndum e insisten en su vieja demanda de que cualquier acuerdo debe desembocar en una asamblea constituyente nacional.

La delegación gubernamental, encabezada por Humberto de la Calle, representante del presidente Santos, no hizo comentarios a su arribo al Palacio de las Convenciones de La Habana, el lugar de reunión de las partes.

Paralelamente, París se refirió a una propuesta del ex ministro Álvaro Leyva, quien según medios de prensa colombianos ofreció una propuesta de paz que incluye un cese de hostilidades de ambas partes.

"Esperamos que el gobierno nacional abra las puertas para que Álvaro Leyva pueda explicarle a las partes el contenido de su interesante iniciativa", comentó París. La iniciativa del exfuncionario podría "jugar un papel muy importante en la actual coyuntura", agregó.

Funcionarios del gobierno y el propio De la Calle lamentaron reiteradamente la lentitud que tienen las conversaciones y suelen culpar a los rebeldes por ello. De la agenda de seis puntos, el único donde hay acuerdos parciales es el primero, que trata sobre tierras, y el texto de esos convenios no ha sido divulgado por las partes.

Sin embargo, la guerrilla aseguró que espera lograr una paz definitiva sin importar el tiempo que tome, y acusó a Santos de tener intereses de camino al proceso electoral del año que viene, en el que podría buscar su reelección.

Creadas en la década de 1960, las FARC tienen unos 8.000 miembros en armas y son la guerrilla más antigua activa en todo el continente americano.

___

Andrea Rodríguez esta en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP

___

La periodista de The Associated Press Vivian Sequera contribuyó a este despacho desde Bogotá.