Demandan a FIFA en Brasil por gasto en estadios

Fiscales brasileños demandaron a la FIFA para que reembolse los fondos públicos gastados en estructuras temporales en los estadios que serán sede de la Copa del Mundo del próximo año.

Fiscalías en cinco estados dijeron en comunicados publicados en sus páginas en internet que buscan el reintegro de 106 millones de dólares. Aseguraron que ese dinero se gastó en las estructuras temporales en estadios, o sus inmediaciones, durante la Copa Confederaciones, el torneo que sirve como preparación para el Mundial.

Los fiscales dijeron que debido a que las estructuras no sirven al interés público, los contribuyentes brasileños no deberían pagar por ellas.

Dijeron que las estructuras temporales se instalaron exclusivamente para beneficio de los patrocinadores de la FIFA, los servicios de transmisión y los invitados.

La FIFA dijo en un comunicado el miércoles que el pago de las "estructuras complementarias" es responsabilidad de los "dueños del estadio" y no de la FIFA.

Brasil prepara 12 estadios, algunos nuevos y otros renovados, para la Copa del Mundo del 2014, con un costo calculado en 3.500 millones de dólares.

La indignación por los miles de millones de dólares gastados para organizar el Mundial y los Juegos Olímpicos del 2016 en Río de Janeiro ayudó a alimentar las protestas masivas registradas en varias ciudades desde junio. Los manifestantes dicen que el dinero se debe ser gastar en mejores hospitales, escuelas y transporte público.

Por su parte, la oficina del procurador general dijo el miércoles que estaba solicitando una orden judicial para evitar que los fondos públicos sean utilizados para pagar por las estructuras temporales y costos de emisión en los 12 estadios durante la Copa del Mundo. Estos costos deben ser pagados por la FIFA y el comité organizador local del Mundial, dijeron los fiscales.

"Se trata de una medida preventiva que puede ahorrar al país casi (550 millones de dólares)", dijo la oficina del fiscal en un comunicado.

El comunicado añadió que el dinero se gastaría en cosas como cercas, aceras, iluminación, tiendas y asientos temporales "que no dejarán ningún beneficio para la sociedad y se desmontarán después de la Copa".

"El interés público no es atendido por estos costos que no dejarán ningún legado para el pueblo brasileño", dijo el comunicado.