Revelan nuevas violaciones en comando nuclear

Oficiales de la Fuerza Aérea a cargo de las llaves de lanzamiento de misiles nucleares de largo alcance han sido sorprendidos dos veces este año dejando abierta una puerta contra explosiones que tiene como objetivo impedir que un terrorista o un intruso ingrese al puesto subterráneo de comando, dijeron funcionarios.

Esas puertas nunca deben quedar abiertas si uno de los miembros del equipo adentro está dormido -- como resultó en ambos casos --, por temor a los problemas que cualquier intruso pudiera causar, incluyendo comprometer los códigos secretos de lanzamiento nuclear.

Transgresiones como esa rara vez llegan a conocimiento del público. Pero funcionarios con conocimiento directo de las operaciones de misiles balísticos de la Fuerza Aérea le dijeron a The Associated Press que los incidentes no detectados superan en número a los casos de los dos comandantes y dos vicecomandantes de equipos de lanzamientos que recibieron sanciones administrativas este año.

Las violaciones son otra señal de problemas en el manejo del arsenal nuclear del país. La AP ha descubierto una serie de problemas en la fuerza de misiles balísticos intercontinentales, incluyendo fallas detectadas en una inspección de seguridad, la suspensión temporal de oficiales de lanzamiento no aptos para sus tareas y el abrupto despido la semana pasada del general de dos estrellas a cargo. Los problemas resaltan las dificultades de mantener segura una fuerza tan mortífera que está constantemente en alerta pero es improbable que sea usada.

Los equipos que operan los misiles están entrenados para cumplir rigurosamente las normas, incluyendo la prohibición de tener abierta la puerta blindada cuando solamente uno de ellos está despierto.

Los oficiales, conocidos como misileros, son custodios de las llaves que pudieran lanzar un infierno nuclear. Las ojivas en los misiles con tienen una potencia mucho mayor que el de las bombas atómicas estadounidenses arrojadas en Hiroshima y Nagasaki.

"La única forma en que uno de los miembros del equipo puede estar en 'descanso' es si la puerta está cerrada y no han posibilidad alguna de que alguien acceda al centro de control de lanzamientos", dijo el teniente general James Kowalski, comandante del Comando de Ataque Global de la Fuerza Aérea. Kowalski es responsable la fuerza de 450 misiles Minuteman 3, además de la flotilla de aviones capaces de llevar armas nucleares.

Las instrucciones escritas de seguridad de los misiles intercontinentales, actualizadas por última vez en 1996, dicen: "Un miembro del equipo a la vez puede dormir cuando está en funciones, pero ambos tienen que estar despiertos y ser capaces de detectar un acto no autorizado si... la puerta de explosiones del Centro de Control de Lanzamientos está abierta" o si alguien que no sea del equipo está presente.

La puerta blindada no es la primera línea de defensa. Cualquier intento de un intruso para tomar control del centro de comando enfrentaría numerosas líneas de seguridad antes de encontrarse con la puerta que, cuando está cerrada, está asegurada por 12 pernos de acero operados hidráulicamente. La puerta está junto a la base de un foso de ascensor. La entrada al ascensor es controlada desde un edificio en la superficie. Los campos de misiles son monitoreados con cámaras de seguridad y patrullados regularmente por guardias armados de la Fuerza Aérea.

___

Robert Burns en Twitter: http://www.twitter.com/robertburnsAP