Raymond causa inundaciones mientras se debilita

Un muy debilitado huracán Raymond se mantuvo estático sobre el mar a primeras horas del miércoles mientras sus lluvias causaban inundaciones en la costa mexicana del Pacífico y obligó a las autoridades a evacuar un poblado amenazado por deslaves de dos cerros.

En la zona serrana del estado de Guerrero, funcionarios evacuaron a cientos de habitantes de El Paraíso el martes por la noche y planeaban vaciar por completo el pueblo de 7.000 habitantes ante el temor de aludes, dijo el subsecretario de Protección Civil del estado, Constantino González.

González dijo que dos cerros han retenido mucha agua de una tormenta que el mes pasado pasó por el pueblo y las autoridades temen que se vengan abajo.

El vórtice de Raymond se encontraba a 190 kilómetros (125 millas) al sur de la playa de Zihuatanejo a primeras horas del miércoles, más o menos donde la tormenta se había detenido durante un día, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. Luego de pasar gran parte del lunes como una poderosa tormenta categoría 3, Raymond eras apenas un huracán con vientos máximos sostenidos de 120 kph (75 mph).

Los meteorólogos dijeron que debería debilitarse a tormenta tropical durante el miércoles y empezar a trasladarse lentamente hacia el oeste mar adentro.

Pese a que en la costa no se vieron lluvias torrenciales como las causadas por la tormenta tropical Manuel el mes pasado, las autoridades en Guerrero no se arriesgaron tras fuertes críticas por su poca preparación ante la tormenta anterior. Evacuaron a cientos de personas de las aisladas comunidades serranas y de zonas bajas costeras, y enviaron más de 1.500 soldados a la región. Las escuelas en las comunidades costeras permanecieron cerradas.

Los meteorólogos advirtieron que las lluvias de Raymond mantienen el potencial de causar peligrosas inundaciones y deslaves en la región, que no se ha recuperado de más de 1.700 millones de dólares en daños y cerca de 120 muertes causadas por Manuel. Una alerta de tormenta tropical entró en vigor desde Acapulco hasta Lázaro Cárdenas.

Cuadrillas de trabajadores del gobierno reforzaron algunas carreteras con bolsa de arena, pero la lluvia inundó las calles en partes bajas de Acapulco y otras áreas.