Ofensiva en Londres contra la tuberculosis

Londres es famosa por sus lugares históricos, autobuses de dos pisos y los musicales del West End, pero ahora tiene una distinción dudosa: es la capital de la tuberculosis en Europa Occidental.

En respuesta, las autoridades de salud se han lanzado a las calles en un esfuerzo por detener la propagación de la enfermedad infecciona con un camión blanco especialmente preparado con una máquina de rayos X que recorre Londres ofreciendo exámenes gratis. Vehículos similares eran algo común en Europa y Estados Unidos en los años 50, pero casi desaparecieron unos dos decenios después cuando la incidencia de la tuberculosis bajó. Pero el mal ha resurgido en el Reino Unido.

El año pasado Londres tuvo más casos de tuberculosis que Holanda, Bélgica, Grecia y Noruega juntas. También tiene más casos que países africanos como Eritrea y Gambia.

"Nos despreocupamos y ahora la tuberculosis es nuevamente un problema serio", dijo el Dr. Alistair Story, quien dirige la unidad móvil de radiología para el sistema de salud University College London Hospitals.

Story dijo que la mayoría de los casos en el país son desamparados, drogadictos y prisioneros porque viven en espacios pequeños y sobrepoblados, que los hace susceptibles de contraer infecciones. A pesar de la creencia de que la tuberculosis ha regresado al país de la mano de inmigrantes recientes, Story dijo que el índice de infección entre los inmigrantes es bajo.

"No es el caso de que podamos cerrar las fronteras y evitar el problema", dijo, señalando que otros países europeos con alto índice de inmigración, como Francia y Alemania, no han tenido brotes de tuberculosis similares. El año pasado Londres tuvo 3.500 casos de tuberculosis.

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa que muchas veces se propaga con la tos y los estornudos, y todos los años deja más de un millón de muertos. La mayoría de las veces ataca los pulmones pero responde muy bien al tratamiento. Más del 95% de los casos ocurren el países en vías de desarrollo y los expertos están cada vez más preocupados por el aumento de las cepas resistentes a los antibióticos, que exigen entonces tratamiento con medicamentos más tóxicos.

El camión de radiología, adquirido a un costo de 460.000 libras (743,329 dólares) tiene una máquina de rayos X avanzada y los resultados pueden leerse. El camión detecta un promedio de un caso semanal de tuberculosis y examina a unas 10.000 al año. Si una radiografía parece dudosa, el personal llama al hospital para coordinar otras pruebas.