Venezuela: Presupuesto prevé petróleo en 60 dlrs

Con un cauto precio promedio anual de 60 dólares por barril de petróleo, el gobierno venezolano presentó el martes el proyecto de presupuesto para 2014, estimado en cerca de 85.000 millones de dólares, lo que representa 34% más que en el 2013.

El ministro de Finanzas, Nelson Merentes, entregó para consideración de la Asamblea Nacionalel proyecto de ley de presupuesto del próximo año, que será de 550.632 millones de bolívares (84.714 millones de dólares).

Los legisladores esperan discutirlo en las próximas semanas para aprobarlo antes de fin de año.

Merentes indicó que dada la alta volatilidad de las variables externas se mantiene el criterio de prudencia

El funcionario comentó que algunos dirán que el presupuesto "está subestimado", pero recordó que en el presupuesto del 2001 se calculó el precio del crudo venezolano alrededor de 20 dólares, y que los actos terroristas del 11 de septiembre provocaron que al cierre del año los precios "se desplomaran" y "terminaron promediando alrededor de 16 dólares por barril".

"Nosotros tenemos que tener prudencia a la hora de estimar recursos", insistió.

La base del precio del barril del presupuesto del año próximo supera en cinco dólares el valor que se utilizó para este año.

Los críticos del ahora fallecido presidente Hugo Chávez y de su sucesor, Nicolás Maduro, afirman que la subestimación de los ingresos petroleros le ha permitido al gobierno disponer sin mayores controles de los fondos adicionales y limitar la entrega de recursos a las gobernaciones y alcaldías, especialmente las controladas por opositores.

El petróleo es la principal fuente de ingresos de Venezuela, pues genera 96 de cada 100 dólares que entran al país por exportaciones.

Entre las metas macroeconómicas, el gobierno estimó para el próximo año una tasa de inflación de entre 26% y 28%; y un crecimiento del Producto Interno Bruto de 6%.

Venezuela registró en septiembre una inflación de 4,4%, y en los últimos 12 meses lleva un acumulado de 49,4%, una de las tasas más altas en más de una década, de acuerdo con cifras del Banco Central.

En los primeros nueve meses del año se ha acumulado una tasa de 38,7%. Algunos analistas estiman que podría cerrar muy por encima de 40% por efecto de las devaluaciones y los ajustes de precios de algunos alimentos básicos.

El país ha registrado en los últimos siete años una de las mayores tasas de inflación de la región a pesar de tener control de precios y de cambios desde 2003.

A la par de la galopante inflación, los venezolanos enfrentan crecientes problemas de escasez, cuyo índice cerró en septiembre en 21,2%, uno de los más altos desde que comenzó a difundirse el indicador en 2009.

"Hay que reconocer que este año... (la inflación) está por el doble" de los cálculos gubernamentales; pero "el pueblo sabe que tiene un gobierno... que sabe buscarle solución a los problemas complejos que presenta", afirmó Merentes.

El gobierno calculó para el 2013 una meta de inflación entre 14 y 16%.

Merentes no ofreció detalles sobre la tasa de cambio para el próximo año durante su intervención e insistió en que el presupuesto se diseñó con base en la cotización actual de 6,30 bolívares por dólar.

El ministro de Petróleo y vicepresidente del área económica, Rafael Ramírez, negó la semana pasada versiones recientes de que el gobierno estaría considerando una devaluación debido a una importante merma en las reservas internacionales.

Ramírez afirmó que no hay necesidad de una medida de ese tipo en el corto plazo porque el gobierno cuenta con las "divisas necesarias" para satisfacer y fortalecer la producción en el país.

Los analistas atribuyen la merma a la alta dependencia que mantiene Venezuela de la fluctuación del oro en los mercados externos.

Los ingresos ordinarios constituidos por los recursos de origen petrolero ascienden a 114.596 millones de bolívares (17.630 millones de dólares), mientras que los no petroleros alcanza los 325.274 millones de bolívares (50.042 millones de dólares)", destacó el ministro.