Liga caribeña podría aumentar chance de clasificar

El fútbol caribeño podría formar una liga profesional regional para ayudar a que sus países clasifiquen a la Copa del Mundo.

El presidente de la CONCACAF Jeffrey Webb dijo el martes que formará un grupo de expertos que estudien las posibilidades de crear una liga, después de que Jamaica quedó muy rezagada en las eliminatorias para la Copa del Mundo de Brasil 2014.

"Tenemos mucho talento en la región y el deporte necesita una liga y un enfoque profesional", dijo Webb a la prensa durante una conferencia en el marco de la reunión de CONCACAF, que se celebra en Islas Caimán, de donde es originario.

Entre los países angloparlantes del Caribe sólo Jamaica (1998) y Trinidad & Tobago (2006) han clasificado para un Mundial, lamentó Webb.

"No dejemos pasar otros 100 años para alcanzar éxitos de esa magnitud", dijo el también vicepresidente de la FIFA.

Webb realizó una reunión para intercambiar ideas para el desarrollo del juego en países de la CONCACAF a la que el martes acudió el presidente de la FIFA Joseph Blatter.

Entre los oradores destacados estaban el secretario general de la FIFA Jerome Valcke, el comisionado de la MLS Don Garber, y el funcionario de la Liga Premier inglesa Nic Coward.

"Nombraremos una comisión, una fuerza de trabajo, al final de la cumbre para comenzar los trabajos sobre esta idea", dijo Webb. "Pero también necesitamos apoyo de los gobiernos".

Aunque no estableció un calendario, Webb dijo que se necesita más información acerca de las finanzas, la creación de franquicias de clubes y el formato de la liga.

En Brasil la CONCACAF estará representada por Estados Unidos, Costa Rica y Honduras, que aseguraron los tres boletos directos que la FIFA otorga a la región. México puede ser el cuarto representante si vence a Nueva Zelanda en la repesca el próximo mes.

Jamaica quedó en el último lugar del hexagonal final que recién concluyó.

Webb también habló de ayudar a los miembros de la CONCACAF mediante la creación de un centro técnico y de entrenamiento para el organismo regional que se reubicó al mudarse de Nueva York a Miami, en medio del escándalo por una investigación de soborno que llevó a la destitución del entonces presidente Jack Warner, en 2011.

Warner aún tiene el mando sobre un centro de excelencia con valor de 22.5 millones de dólares en su natal Trinidad --bautizado en honor del ex presidente de la FIFA Joao Havelange-- que la CONCACAF creía que le pertenecía.

Webb describió la disputa legal entre CONCACAF y Warner como una "pugna en desarrollo".

"En lugar de tener una sede central vamos a usar las instalaciones de varios integrantes de las asociaciones", dijo Webb. "Un centro es muy importante para la región".