Gobierno busca avanzar diálogos, FARC critica

El jefe negociador del gobierno de Juan Manuel Santos con las FARC sostuvo el martes que el propósito oficial es lograr avances en las negociaciones, pero la guerrilla aseguró que no se han logrado progresos porque el presidente fracasó tanto en rendir militarmente al grupo rebelde como en someterlo en la mesa de discusiones.

Las declaraciones de las partes dejaron entrever las dificultades del proceso de diálogo que comenzó en octubre de 2012 y que desde entonces se desarrolla en La Habana, en busca de poner fin al conflicto armado interno colombiano, que ya lleva medio siglo. El diálogo se basa en una agenda de seis puntos de la que las dos partes sólo han llegado a acuerdos parciales en el primero, que trata sobre el uso y propiedad de la tierra.

"El propósito de nuestro viaje para este ciclo es avanzar, avanzar, avanzar, en resultados. Ese es el mensaje principal", dijo el negociador del gobierno Humberto De la Calle, que no respondió preguntas.

Tras reunirse en la casa de gobierno Santos antes de partir a Cuba para el inicio el miércoles de la ronda número 16 de negociaciones, De la Calle aseguró en una breve declaración ante reporteros que la cita fue para evaluar el estado de los diálogos y que la instrucción del mandatario a sus negociadores es buscar acuerdos.

En tanto, en la jornada se conoció un comunicado de Timoleón Jiménez, alias Timochenko, máximo jefe de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el que se quejó de que cuando está a punto de vencer el plazo legal para que el presidente anuncie oficialmente si buscará o no la reelección en los comicios de mayo de 2014, voceros del gobierno mantienen una "campaña de desprestigio" contra de los insurgentes.

El gobierno "nos culpa de la lentitud en los avances, de atravesar toda clase de obstáculos, de salir de la agenda pactada, de hacerle trampa al país. Nos presenta como narcotraficantes y terroristas, como violadores de menores y asesinos, como los peores enemigos de la patria", indicó Timochenko, cuyo nombre real es Rodrigo Londoño Echeverry, en su mensaje divulgado en la página de internet de las FARC fechado el 21 de octubre.

Pero "la verdadera dificultad en la que se encuentra el proceso de La Habana... (es que) a pocos meses de terminar su mandato, abocado a la necesidad de mostrar resultados que justifiquen su reelección, el presidente Santos observa con angustia que sus planes militares de exterminio contra las FARC fracasaron. Y que las FARC tampoco aceptan someterse a la mesa como soñaba", añadió el jefe de la guerrilla.

Las FARC, surgidas en 1964 y con al menos unos 8.000 miembros, son acusadas por grupos no gubernamentales de reclutar a menores de edad, mientras las autoridades mantienen que trafican y cobran por labores como cuidar sembradíos y laboratorios de cocaína y dejar salir la droga de sus zonas de influencia.

Lázaro Viveros, asesor entre 1998 a 2002 de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, indicó vía telefónica a The Associated Press que una de las dificultades del proceso de paz está en que se trata de discutir temas "álgidos, difíciles" que han marcado el conflicto por casi cinco décadas.

Pero además, dijo Viveros, "aquí están jugando con cartas escondidas" porque en su concepto las autoridades querían que "no se diera (el acuerdo) para que el gobierno tuviera la justificación" para incrementar la ofensiva contra los rebeldes. Santos siempre ha negado, tanto como las FARC, que no tengan una verdadera intención de llegar a un acuerdo.

Aunque pesimista sobre las posibilidades de que se firme un acuerdo, Viveros expresó que "sería lamentable para el país que termináramos todos disparándonos", es decir, que se recrudezca el accionar militar de ambas partes.