China reconoce deficiencias en derechos humanos

Ante la investigación de la ONU sobre los derechos humanos en China, Beijing reconoció el martes que aún afronta deficiencias, pero insiste en que ha reducido la pobreza al tiempo que ha profundizado las reformas judiciales y las protecciones de las minorías étnicas.

China se comprometió a lograr mejoras en este aspecto en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que revisa el historial de cada nación una vez cada cuatro años.

Grupos y activistas defensores de los derechos humanos llamaron la atención a lo que describieron como los graves abusos y violaciones de las protecciones internacionales ante casos como la represión a los defensores de estos aspectos y la intensificación de los controles a las poblaciones étnicas tibetana y uigur en algunas provincias.

Un grupo de activistas tibetanos pasó el puesto de control de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) e ingresó en el Palacio de las Naciones, donde se efectúa la reunión, y desplegó una pancarta en la que censuran el dominio chino sobre el Tibet.

El enviado especial del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wu Hailong, dijo en su discurso ante la sesión del consejo de 47 naciones que su país ha logrado muchas mejoras, pero reconoció las dificultades que registra un país grande que tiene un veloz crecimiento y una población de más de 1.300 millones de habitantes con 56 grupos étnicos.

"Estamos sobriamente conscientes de que China continúa enfrentando muchas dificultades y desafíos en el fomento y la protección de los derechos humanos", dijo Wu.

En la revisión, que encabezaron Polonia, Sierra Leona y los Emiratos Arabes Unidos, se ha exigido un mejor trato para las mujeres, los discapacitados y las minorías étnicas; una reducción y eventual abolición de la pena de muerte así como la excarcelación de las personas detenidas por motivos políticos.

Parte de las críticas se enfocaron en el compromiso incumplido de China de ratificar el tratado internacional de derechos humanos conocido como Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR en inglés). China suscribió en 1998 el documento, pero su asamblea legislativa nunca lo ratificó.

Como parte de un Proyecto Internacional de la ONU sobre Derechos Humanos, el ICCPR obliga a las naciones a que respeten los derechos individuales fundamentales, como la libertad de religión, reunión y expresión.

Sin embargo, China que a diferencia del Oeste se centra más en los derechos colectivos, dijo que desde la anterior revisión en 2009, cuando aceptó 42 recomendaciones de otros países, ha reducido la pobreza, profundizado las reformas del sistema judicial y las protecciones para los grupos étnicos minoritarios, además de contribuir a la propalación del "derecho al desarrollo" entre otros países en desarrollo.

___

Didi Tang, en Beijing, contribuyó a este despacho.