EEUU: 148.000 nuevos empleos en septiembre

La economía estadounidense añadió apenas 148.000 empleos en septiembre, lo que parece indicar que las empresas redujeron las contrataciones antes de que comenzase el cierre parcial del gobierno el 1 de octubre.

Aún así, las contrataciones el mes pasado fueron suficientes para reducir la tasa de desempleo. El Departamento del Trabajo dijo el martes que la tasa cayó a 7,2%, de 7,3 en agosto. El desempleo sigue alto, pero está a su nivel más bajo en cinco años y por debajo de la tasa de 7,9% al inicio del 2013.

El lento crecimiento del empleo hace más probable que la Reserva Federal mantenga su nivel de compras de bonos por el resto del año. Esas compras tienen como objetivo mantener bajas las tasas de interés a largo plazo y estimular préstamos y gastos.

La publicación de los datos de empleos de septiembre se vio demorada dos semanas y media por el cierre del gobierno, lo que muy probablemente desaceleró más el crecimiento económico y las contrataciones. La cesación temporal de empleos federales y contratistas pudiera rebajar las ganancias de empleos para octubre. Eso significa que no habrá una clara imagen del mercado laboral hasta que se conozca el reporte de noviembre en diciembre.

"La economía está demasiado frágil para que le Reserva Federal haga cambios", dijo Sung Won Sohn, economista para la Universidad del Estado de California. "Los chanchullos del Congreso han dañado la confianza y aumentado las incertidumbres, muy probablemente perjudicando los gastos del consumidor y las empresas, además de las contrataciones".

Un alto asesor económico de la Casa Blanca dijo que la adición de 148.000 empleos en septiembre es un indicio de crecimiento "sólido", pero pronosticó un empeoramiento en octubre a causa del cierre del gobierno.

Jason Furman, jefe del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, dijo que el foco de las políticas ha regresado a conseguir un ritmo más rápido del crecimiento de empleos al mejorar la certidumbre e invertir en empleos en lugar de lo que calificó de las "heridas auto-infligidas" de semanas recientes.