Christie vuelve a agitar a republicanos

La decisión del gobernador Chris Christie de abandonar su oposición al matrimonio gay en Nueva Jersey fue pragmática: los matrimonios homosexuales ya son una realidad y un tribunal advirtió que el estado tenía pocas probabilidades de impedirlos. Pero refleja además los esfuerzos de Christie para mostrarse como líder de un Partido Republicano más acogedor, en momentos en que busca su reelección y considera una candidatura presidencial.

Partidarios y oponentes dicen que la decisión de Christie es típica de él.

Conocido por su franqueza, el gobernador está indicando que no se dejará intimidar por una minoría conservadora que tiene gran influencia en las políticas presidenciales republicanas. Y con la emergencia de profundas divisiones políticas en el partido, Christie está apostando su futuro a que los republicanos y el país en general finalmente van a optar por un conciliador convencido capaz de atraer a una amplia coalición de votantes, como se espera lo haga en los comicios para gobernador en dos semanas.

Pero hay riesgos claros.

Aunque la opinión pública nacional ha evolucionado, los republicanos opuestos al matrimonio gay dominan tradicionalmente las políticas de campaña del partido en estados con votaciones tempranas, como Iowa y Carlina del Sur.

"Abandonar principios fundamentales que van más allá de la política no es la forma de conseguir atracción positiva en Carolina del Sur", dijo Bob McAlister, un veterano estratega republicano basado en ese estado. McAlister añade que la decisión de Christie "sin duda alguna va a perjudicarle".

En lo personal, Christie es contrario al matrimonio gay.

El año pasado vetó una propuesta de ley aprobada por la legislatura para legalizar esos matrimonios. Cuando un juez falló el mes pasado que el estado debe permitir matrimonios homosexuales, Christie apeló ante la corte suprema de Nueva Jersey.

El máximo tribunal estatal aceptó considerar el caso, pero se negó unánimemente a demorar el inicio de las bodas gay, diciendo que el gobierno del estado tenía muy pocas probabilidades de ganar su apelación. Y apenas horas después de que las primeras parejas homosexuales comenzaron a intercambiar votos el lunes, Christie anunció que retiraba su apelación.

La decisión hace de Nueva Jersey el 14to estado en el país en legalizar el matrimonio homosexual.

Los asesores del gobernador dijeron que al abandonar la apelación, Christie se mantuvo fiel a sus principios.

"Aunque el gobernador no está de acuerdo con que la corte sustituya su juicio por el proceso constitucional o el voto del pueblo, la corte ha fallado claramente sobre su interpretación de la constitución de Nueva Jersey y, por lo tanto, el matrimonio homosexual es ley", dio el portavoz de Christie, Michael Drewniak, en una declaración.

Aunque líderes conservadores en estados con votaciones tempranas fustigaron la decisión de Christie, hay indicios de incluso en bastiones conservadores de que la apuesta de Christie es astuta.

Susan Geddes, una activista republicana en Iowa y conservadora devota, dice que los votantes, incluyendo los republicanos, se preocupan mucho menos por el matrimonio hay que hace 10 años.

"Hay que explicarle a la gente, gente como yo, que el resto del mundo no piensa de la forma en que nosotros pensamos", dijo Geddes, que fue una importante asesora de campaña para candidatos republicanos conservadores en los últimos años. "Eso le molesta a alguna gente. Pero si queremos que nuestro partido sea efectivo, tenemos que aceptar esas opiniones".

___

Beaumont reportó desde Cedar Rapids, Iowa.