Sultán de Brunei anuncia fuertes penas islámicas

El sultán de Brunei anunció el martes que una nueva ley penal islámica que pudiera incluir penas como la amputación por robo o la lapidación por adulterio entrará en vigor en seis meses.

El sultán Hassanal Bolkiah dijo en un discurso que el Código Penal Islámico, que sólo se aplicará a los musulmanes, debe considerarse una forma de "guía especial" de parte de Dios y será "parte de la gran historia" de la pequeña monarquía petrolera en la isla de Borneo.

"Por la gracia de Alá, con la entrada en vigor de esta legislación, nuestro deber con Alá está por lo tanto siendo cumplido", afirmó el sultán en una conferencia de derecho en la capital de Brunei.

El tribunal islámico de la nación había manejado previamente muchas disputas relacionadas con familias. El sultán había querido implementar la nueva ley desde hace años para fortalecer la influencia del islam en Brunei, donde los musulmanes comprenden dos terceras partes de una población de casi 420.000 habitantes.

Las minorías son principalmente budistas, cristianos y personas con creencias indígenas locales.

Awang Abdul Aziz, el muftí de Brunei y el principal erudito islámico del país, dijo en la conferencia del martes que la ley islámica "garantiza justicia para todos y salvaguarda su bienestar".

"No sólo veamos la amputación de manos o la lapidación o los bastonazos per se, sino también veamos las condiciones que los gobiernan", afirmó Awang. "No se trata de una lapidación, azote o amputación indiscriminada. Hay condiciones y hay métodos que son justos e imparciales".

Bajo las leyes seculares, Brunei ya aplica los bastonazos como pena por delitos que incluyen las violaciones a la ley de inmigración, por las que quienes han sido declarados culpables pueden ser azotados con un bastón de ratán.

El sultán Hassanal, que ha reinado desde 1967, es el jefe de estado de Brunei con amplia autoridad en el poder ejecutivo. Es extremadamente inusual que los habitantes critiquen sus políticas en público.

___

El periodista de The Associated Press Sean Yoong en Kuala Lumpur, Malasia, contribuyó con este despacho.