El Salvador decreta nueva emergencia por dengue

Las autoridades salvadoreñas decretaron el lunes una nueva emergencia sanitaria nacional debido al incremento de los casos de dengue y anunciaron que lanzarán una campaña masiva para erradicar el mosquito transmisor de la enfermedad que ya causó tres muertes en lo que va del año, a fin de prevenir una epidemia.

El director de Protección Civil, Jorge Meléndez, informó en conferencia de prensa que se decretó alerta amarilla en 16 municipios de los 262 que tiene el país. Con la alerta amarilla se activa el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional para ayudar a la población.

Meléndez explicó que en los municipios donde se decretó alerta amarilla, entre ellos la capital del país, la mayoría de afectados por dengue son niños y jóvenes en edad escolar. La capital salvadoreña y sus alrededores están entre los lugares con más casos de dengue.

El funcionario añadió que se decretó alerta verde para 114 municipios. Esta es la primera de las cuatro etapas del sistema y sólo consiste en alertar a la población en zonas de alto riesgo y en activar los sistemas de emergencia en todo el país.

La primera víctima fatal de dengue fue en marzo: una niña de 19 meses en el occidente de El Salvador. En septiembre se confirmó la muerte de un niño de nueve años en Ahuachapán, una zona rural en la frontera con Guatemala. En octubre murió una joven de 19 años que residía en Cojutepeque, departamento de Cuscatlán. La joven tenía un embarazo de 20 semanas.

El 25 de junio se declaró la primera alerta estratificada a nivel nacional, en la que se estableció 18 municipios en alerta naranja, 140 en alerta amarilla y 104 en alerta verde. La alerta naranja --la tercera de cuatro etapas de emergencia-- implica que las comisiones municipales y departamentales deben de tomar medidas de precaución y atender de inmediato a la población en las zonas más críticas.

Meléndez informó que a partir del lunes se realizará una jornada nacional de eliminación de criaderos de zancudos en todos los centros escolares del país y hasta 100 metros en los alrededores.

En virtud de la conmemoración religiosa del Día de los Santos Difuntos, el 1 y 2 de noviembre, el ministerio de Salud, con apoyo de las alcaldías municipales, propietarios de cementerios privados y otras instituciones, hará limpiezas y otras acciones.

Posteriormente realizarán una jornada en centros escolares para garantizar que queden libres de aguas estancadas o depósitos útiles, que son criaderos potenciales de zancudos.

Las autoridades dijeron que mantendrán un monitoreo diario de los casos de dengue para evitar tragedias como la registrada en el 2000, cuando la enfermedad causó más de 25 muertos, en su mayoría niños, entre 3.000 casos confirmados.