Periodista promete más revelaciones de espionaje

El periodista detrás de los despachos sobre el programa mundial de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos prometió el lunes que habrá más por venir, incluso detalles sobre la vigilancia del gobierno norteamericano a sus propios ciudadanos.

Glenn Greenwald, un periodista estadounidense que vive en Brasil, habló en videoconferencia con un grupo de colegas de todo el continente congregados en Denver en ocasión de la reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Dijo que los reportes que se conocerán serán igual de importantes que el que co-escribió para el diario francés Le Monde sobre la forma en la que la NSA examinó millones de registros telefónicos en Francia en un mes.

Greenwald aseguró que tiene el compromiso personal de reportar cualquier documento de interés público que le haya entregado el ex empleado de la NSA Edward Snowden.

Agregó que está consciente del daño potencial que podrían causar sus revelaciones y que consulta con editores y reporteros experimentados cuando decide qué publicar. También dijo que ellos presentan sus reportajes al gobierno en cuestión para escuchar lo que las autoridades opinan sobre publicar la información, aunque reconoció que por lo general están en desacuerdo.

"No creo que exista alguien que pueda decir que no hemos sido lo suficientemente meticulosos", agregó.

A inicios de año, Snowden reveló a Greenwald la existencia de extensos programas de monitoreo de comunicaciones implementados por la agencia estadounidense y sus delegaciones internacionales. Las revelaciones han desatado un ruidoso debate sobre la magnitud del espionaje y la erosión de la privacidad en la era digital.

Snowden recibió asilo en Rusia en agosto.

Greenwald dijo que existe un "ataque sostenido" a la libertad de prensa en Estados Unidos y criticó al gobierno británico por pedir al diario The Guardian que destruyera datos filtrados por Snowden. Exhortó a los periodistas de todas partes a trabajar juntos para defender sus derechos.