Ibrahimovic y Cavani anotan cuando no están juntos

Zlatan Ibrahimovic y Edison Cavani deberían conformar una de las duplas más devastadoras en el mundo del fútbol. Pero extrañamente, sólo anotan por el Paris Saint-Germain cuando no juegan juntos.

El sábado, en la goleada por 4-0 sobre el Bastia, Ibrahimovic anotó dos veces, abandonó la cancha en el entretiempo y fue sustituido por Cavani, quien aportó dos dianas.

Los dos astros, que en conjunto costaron al PSG la friolera de 84 millones de euros (115 millones de dólares) anotan más que el dúo estelar de Wayne Rooney y Robin van Persie en el Manchester United, con 14 goles contra 12.

Pero en 13 partidos, Ibrahimovic y Cavani no han anotado todavía en el mismo partido cuando ambos están en la cancha.

El técnico del conjunto parisiense Laurent Blanc rió cuando se le preguntó si el sueco y el uruguayo no juegan mejor separados.

"No, en absoluto", dijo. "Estoy convencido de que juntos pueden funcionar".

Con excepción de su infeliz año en el Barcelona, todos los equipos de Ibrahimovic lo han tenido como eje. Lo mismo ocurre en el PSG. Cavani, y no Ibrahimovic, habría recibido instrucciones de adaptarse al estilo del equipo. Blanc coloca al "Matador" charrúa por la derecha, en una formación de 4-3-3, lo que permite que Ibrahimovic se desplace por el centro, como delantero.

"Edinson puede jugar en cualquier lugar con la misma eficiencia", afirmó Blanc.

Ibrahimovic lució su genialidad ante el Bastia, mediante un gol de antología.

Un centro desviado cayó a espaldas del sueco, quien mostró su talento de cinta negra en el taekwondo, al rematar de volea, echando la pierna hacia atrás en una suerte de escorpión. Hizo contacto con el talón, por encima de su hombro para colocar el disparo pegado al segundo poste.

Sus compañeros rodearon a Ibrahimovic, mientras era vitoreado por el público.

Es imposible pedirle a un jugador así que sea menos egoísta.

"Zlatan es un león y, como todos los leones, quiere ser el rey de la selva, quiere defender su territorio", dijo Angelo Castellazzi, asistente del técnico Carlo Ancelotti en la campaña anterior, cuando el PSG no consiguió el título pese a los 30 goles de Ibrahimovic, la mayor cifra en su carrera.

La temporada anterior, Cavani anotó 29 goles por el Napoli, donde era el foco de atención.

En 104 partidos de liga con el club italiano, hizo 78 goles. De hecho, el promedio de dianas de Cavani en las últimas cuatro temporadas es de una cada 1,33 partidos, superior que el 1,4 de Ibrahimovic (88 goles en 123 compromisos).

"El riesgo viene de la presión que ejercen los medios y que condiciona el ego", consideró el ex entrenador del PSG, Vahid Halilhodzic, en declaraciones a la revista France Football. "Si uno de ellos anota y el otro no, la prensa comenzará a hablar de esto inmediatamente y se agitará la rivalidad".

Cavani tiene seis goles en la liga, uno más que Ibrahimovic. Pero es raro ver que ambos se combinen en una jugada.

Contra el Bastia, Cavani tuvo una inusitada oportunidad de jugar por el centro y anotó con un derroche de talento individual. Dribló a tres enemigos y anotó con un ángulo muy reducido. Incluso Ibrahimovic, quien estaba en el banquillo, se levantó para aplaudir.

El hecho de que un jugador como Cavani esté en cierto modo eclipsado en el esquema por Ibrahimovic parecería un desperdicio penoso, tomando en cuenta los 64 millones de euros (84 millones de dólares) que el PSG pagó al Napoli.