Scolari: Diego Costa no debería jugar con España

Diego Costa no debe recibir el visto bueno para formar parte de la selección española, dijo el entrenador brasileño Luiz Felipe Scolari, quien se negó a renunciar a su derecho de convocar al delantero.

En una entrevista difundida el domingo por Globo TV, Scolari dijo que él es "el único que puede decidir si este deportista será convocado" por Brasil de cara al próximo Mundial. El técnico consideró que Brasil tiene "el derecho" de seleccionar al jugador, no España.

"Felipao" dijo que Costa no debería tener la opción de jugar por otro país, porque ha disputado ya dos partidos amistosos con la "canarinha" este año.

El delantero, nacido en Brasil, tiene pasaporte español y nunca ha participado en un encuentro oficial por la selección brasileña. Así, FIFA podría autorizar que juegue con la "Roja".

"Después de disputar dos amistosos con Brasil, como lo hizo, no puede jugar con otro equipo nacional", opinó Scolari, quien convocó en marzo al atacante del Atlético de Madrid para cotejos contra Italia y Rusia.

Costa ha dicho que si España lo convoca estaría dispuesto a jugar por los vigentes campeones mundiales.

Sin embargo, tendría que tomar una decisión difícil si Scolari añade su nombre a la lista de convocados en menos de dos semanas, cuando el estratega anunciará su plantel para partidos amistosos contra Honduras y Chile, previstos para noviembre.

"No me deberían despojar de mi derecho a elegir", dijo Scolari. "Lo convocaré cuando crea que debo hacerlo".

El técnico de España, Vicente del Bosque, dijo que depende de Costa decidir si quiere jugar por su país adoptivo o por Brasil, donde nació.

"Hemos hecho todo lo necesario; ahora, la decisión es del jugador", dijo Del Bosque, quien admitió que si bien la federación española ha llegado a un acuerdo con Costa, éste no es definitivo.

"Soy el único que puede decidir si este deportista será convocado" por Brasil, insistió Scolari. "Nadie más puede saber eso".

Con sus 10 goles, Costa ayudó a que el Atlético de Madrid tuviera un comienzo sin precedente en la liga, con ocho victorias seguidas. El Atlético cayó el sábado ante el Espanyol, su primer tropiezo.