Netanyahu: Hay que presionar más a Irán

El primer ministro Benjamin Netanyahu pidió el domingo a la comunidad internacional que aumente las presiones sobre Irán, pese a cierto optimismo tras la última ronda de negociaciones con ese país en torno a su programa nuclear.

Fue la primera declaración pública del premier israelí sobre las negociaciones de la semana pasada entre las potencias mundiales e Irán, del que se sospecha busca desarrollar armas atómicas. Las conversaciones concluyeron con un tono positivo, aunque no se proporcionaron detalles sobre las propuestas intercambiadas.

Las negociaciones han puesto a Netanyahu en una posición incómoda. Convencido de que Irán intenta fabricar ojivas nucleares, el primer ministro ha restado importancia a lo que considera una "ofensiva del encanto" del nuevo presidente iraní, Hasán Ruhani.

Netanyahu cree que los iraníes están acercándose a Occidente para engañar al mundo a fin de que suavice las penosas sanciones económicas contra el país, al tiempo que ganan días para desarrollar un programa nuclear con fines bélicos. En las últimas semanas pidió repetidamente al mundo que siga presionando al gobierno de Irán.

"Creo que en esta situación, mientras no veamos obras en lugar de palabras, la presión internacional debe seguirse aplicando e incluso ampliarse", dijo Netanyahu a su gabinete. "Cuanto mayor sea la presión, mayores serán las posibilidades de un desmantelamiento genuino del programa militar nuclear iraní. Si la presión es reducida, las posibilidades serán menores".

Advirtió además contra la posibilidad de otorgar en este momento "legitimidad internacional" a los iraníes. Mencionó el continuo enriquecimiento del uranio iraní, un paso clave para fabricar ojivas nucleares, en desafío a las anteriores resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; el respaldo de Teherán a Siria, sus referencias a la destrucción de Israel y su presunta participación en atacar objetivos israelíes en todo el mundo.

"Creo que el enfoque correcto con dicho régimen es ser receloso y aumentar la presión", dijo Netanyahu.