Tigres: Pese a dolencias, Cabrera luce sereno

Miguel Cabrera no lucía nervioso horas antes de que iniciara el sexto partido de la serie de campeonato de la Liga Americana.

Antes del partido del sábado en el que los Tigres de Detroit debían ganar para no ser eliminados por los Medias Rojas de Boston, el estelar tercera base venezolano se sentó en las tribunas del estadio con su ropa de calle. El ganador de la triple corona del año pasado intercambiaba mensajes con un conocido, mirando a su teléfono móvil y sonriendo para los fotógrafos.

Un grupo que recorría el Fenway Park se sorprendió al encontrarlo. Los aficionados se detuvieron para fotografiarlo y Cabrera levantó los pulgares y posó para las imágenes.

Las lesiones han sido un obstáculo para el antesalista en este parte de la campaña.

"Para ser honesto, te rompe el corazón verlo jugar porqué lo está haciendo lastimado", dijo el manager de los Tigres, Jim Leyland, antes del juego. "No puede hacer algunas de las cosas que normalmente hace. Creo que eso es ser realista. No tratamos de ocultar nada, creo que es obvio cuando lo ves".

Cabrera ha sufrido varias dolencias desde que terminó la temporada regular, especialmente, un problema en la ingle.

El campeón de bateo de la Americana batea para .263 con dos jonrones y siete impulsadas en 10 juegos de postemporada. En los primeros cinco encuentros de la serie de campeonato, batea para .278 con un cuadrangular y cuatro empujadas.

"Duele ver que no puede hacer las cosas tan bien como siempre debido a problemas físicos", dijo Leyland. "Pero así son las cosas y tienes que vivir con ellas".

El mánager de Boston John Farrell guarda mucho respeto hacia Cabrera. "Cada vez que se presenta al plato, puede alterar el rumbo del juego", dijo.