Chile: Ex represor pide beneficios por información

El ex jefe de la policía represora de la dictadura militar chilena, Manuel Contreras, ofreció entregar información sobre el paradero de los restos de detenidos desaparecidos a cambio de beneficios carcelarios, informó el sábado su abogado René López.

"Si el presidente (Sebastián Piñera) autoriza, podemos entrar a conversar, formar una mesa de diálogo, chequear antecedentes, buscar por ahí y por allá", dijo López a la cadena CNN Chile.

"Gracias al acercamiento, al interés que ha tenido la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, no directo conmigo, sino que desde siempre, a través de la prensa, a través de los diarios, de saber dónde está su gente, tal vez puede que exista una información que se pudiera entregar. para que puedan tener los restos de sus familiares", añadió el abogado.

"Está la mejor disposición de las tres ramas de las Fuerzas Armadas, de Carabineros, de Investigaciones (policía civil), de toda la gente que participó en estos hechos, de colaborar, de forma concreta y eficaz", precisó.

López dijo que "hay que sentarse a conversar" sobre lo que buscan a cambio, aunque consultado sobre si la reducción de las condenas sería uno de sus requerimientos, afirmó que "podría ser una posibilidad".

"No podemos hacer hipótesis... mientras no nos miremos a la cara y conversemos directamente el tema como hay que tocarlo, no como se ha tocado otras veces. Yo creo que esta será la verdad definitiva", dijo.

López descartó que sus defendidos busquen quedar impunes ante la justicia, pero advirtió que "no sacamos (nada con) seguir llenando penales de gente, porque en definitiva no conseguimos nada". En cambio, "las partes, conversando directamente, pueden llegar a un entendimiento y saber resultados positivos de lo que ellos tanto han buscado", dijo.

Por su parte, la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Lorena Pizarro, señaló que la propuesta de López y sus defendidos es "siniestra y peligrosa".

"Están jugando con una verdad que nosotros estamos buscando hace muchos años", afirmó Pizarro, en referencia a la búsqueda incesante de sus familiares. Aseguró que con la propuesta del jurista "se demuestra una vez más que (los militares) mantienen un pacto de silencio y que no dicen toda la verdad que saben" sobre el paradero de los detenidos desaparecidos.

"Es una operación, además de siniestra, muy peligrosa", sentenció Pizarro.

Contreras, quien cumple una sentencia de más de 300 años de prisión por delitos de lesa humanidad, y otros ocho ex represores de la dictadura militar fueron trasladados el 29 de septiembre de un penal exclusivo para violadores de derechos humanos a otro con menos beneficios.

El ex director de inteligencia, Odladier Mena, también preso, se suicidó horas antes para evitar el traslado.

Semanas antes, en plena conmemoración del 40mo aniversario del golpe de Estado de Augusto Pinochet, Contreras ofreció sendas entrevistas a tres canales de televisión, en las que negó la existencia de detenidos desaparecidos durante la dictadura.

La investigación oficial determinó que hubo un total de 40.000 víctimas durante la dictadura, de las cuales 3.095 fueron asesinadas por agentes represivos. De ellas, un millar continúan desaparecidas.

En el año 2001 se entregó el informe final de una mesa de diálogo en la que participaron representantes de las Fuerzas Armadas y organismos de Derechos Humanos, entre otros.

El informe militar consignó que 151 personas fueron lanzadas al mar, ríos, lagos y cráteres, mientras que los cadáveres de otras 49 fueron enterrados en distintos lugares de Chile.

La confirmación de que muchos restos desaparecieron en el Océano Pacífico devastó a los familiares, en su mayoría madres, esposas e hijas, que lloraron juntas, en la sede de su Agrupación.

Meses después, comenzaron a aparecer restos de algunos detenidos desaparecidos mencionados en la lista, enterrados en otros lugares del país, por lo que muchos concluyeron que la información de los militares fue errónea.