Se inaugura Iberoamericana con grandes ausencias

La 23ra Cumbre Iberoamericana se inauguró la noche del viernes con la ausencia de la mitad de sus líderes, principalmente sudamericanos, en un hecho que podría ser un aviso del desgaste de esta cita recurrente.

Empero, los dignatarios presentes ensalzaron el encuentro y reiteraron que se aprestan a transformar este foro de diálogo y cooperación en un encuentro bienal, posiblemente a partir del 2016.

"Esta es la cumbre del cambio y de la transformación", expresó el secretario general iberoamericano Enrique Iglesias durante la apertura, en que se pasó un mensaje grabado del rey Juan Carlos, ausente por primera vez debido a que se recupera de una cirugía de cadera.

Esta cita "reúne circunstancias muy importantes para el desarrollo", manifestó el monarca. "Se trata de la cumbre de la renovación, para adaptar mejor nuestras reuniones a la realidad internacional".

El presidente anfitrión Ricardo Martinelli afirmó que esta es "una oportunidad para reflexionar sobre qué países queremos y hacia dónde vamos".

El legendario pugilista panameño Roberto Durán les dio la bienvenida a los líderes en el acto celebrado en un centro de convenciones ubicado a la entrada del Canal de Panamá, por el Pacífico.

Solo la mitad de los 22 mandatarios iberoamericanos asisten a la cumbre, y por parte de Sudamérica se dio el mayor ausentismo. El único que llegó y participó en actividades colaterales con los empresarios iberoamericanos fue el presidente paraguayo Horacio Cartes. El mandatario colombiano Juan Manuel Santos era esperado para esta noche, en tanto que el gobernante hondureño Porfirio Lobo llegaría el sábado por la mañana.

A última hora cancelaron los presidentes de Bolivia, Evo Morales; de Perú, Ollanta Humala, y de Nicaragua, Daniel Ortega, dijeron funcionarios de la cancillería panameña, sin mencionar las razones.

Tampoco estuvieron los líderes de Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Uruguay, Guatemala, Cuba, Perú y Venezuela.

"Siempre vienen enviados plenipotenciarios de los mandatarios... y hay un rumbo trazado para esta cumbre que precisamente es la restructuración de algunos aspectos de la cumbre", indicó antes de la apertura el secretario general del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), Hugo Martínez, en alusión a la ausencia de la mitad de los líderes del foro.

"No quisiera especular al respecto; siempre los mandatarios tienen que manejar y armonizar lo que es la agenda interna y la regional", agregó.

Uno de los encargos más importantes para los líderes asistentes será aprobar la propuesta de pasar la cita anual en un encuentro cada dos años, a fin de dar espacio a la celebración de otras cumbres y no abrumar a los líderes con tantas reuniones.

Estas citas "nos permiten ayudarnos a todos y a seguir aprendiendo", dijo el presidente del gobierno español Mariano Rajoy.

Otro de los puntos que se abordarán en la cumbre tiene que ver con la redistribución de los aportes de los países latinoamericanos al presupuesto de la Secretaría General Iberoamericana, que vigila e impulsa los proyectos de cooperación.

Este organismo se ha visto golpeado en su presupuesto debido a la crisis económica que agobia a Portugal y España.

La "Madre Patria" es la que hace el mayor aporte a la secretaría, creada en 2003.

Esta cita encuentra a España y Portugal en una situación distinta ante sus aliados latinoamericanos, que de hecho ahora reclaman un mayor protagonismo y espacio de decisión ante las adversidades económicas europeas, particularmente de las naciones ibéricas.

Los líderes también tienen que discutir sobre el próximo secretario iberoamericano, ya que el mandato de Iglesias concluye en 2014.

En la plenaria previa de los cancilleres, se le dio un nuevo respaldo a los diálogos de paz en Colombia.

"Es un gesto tal vez pequeño, pero muy significativo, que cuando se trata de terminar con la violencia, que cuando se trata de terminar con los asesinatos, las matanzas, todos nosotros, toda Iberoamérica va a estar unida detrás de esos esfuerzos", manifestó el canciller argentino Héctor Timerman.

La canciller colombiana María Angela Holguín agradeció el gesto.

"Ese es el anhelo, esa es la añoranza de todos los colombianos", expresó. "Esperamos en corto tiempo tener un país en paz".

El gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) adelantan en La Habana un proceso de negociación para poner fin al más viejo conflicto armado que perdura en la región, aunque ambas partes se recriminan mutuamente por el lento avance de los diálogos.

El sábado, los mandatarios realizan dos sesiones plenarias antes de cerrar la cita y firmar una declaración final.

___

Juan Zamorano está en Twitter como: https://twitter.com/Juan_Zamorano