Padre de gitana deportada de Francia decide hablar

El padre de una gitana adolescente cuyo caso ha causado controversia en Francia dijo el viernes que pretendió que su familia era de Kosovo con la esperanza de granjearse compasión y obtener asilo político.

Pero la mentira no le dio resultado, y él y su familia fueron expulsados de Francia como inmigrantes no autorizados. Su confesión es el último eslabón de un drama que ha sacudido al gobierno francés y por el cual miles de estudiantes de secundaria salieron a las calles a protestar en nombre de su compañera deportada.

La policía detuvo a la adolescente de 15 años, Leonarda Dibrani, la semana pasada durante un paseo organizado por su escuela y la deportó a Kosovo junto con su familia. Aunque esas expulsiones son algo relativamente usual en momentos en que Francia intenta frenar la inmigración no autorizada, las circunstancias de la detención --efectuada frente a los compañeros de clase y profesores de Leonarda-- dejaron estupefactos a muchos.

El gobierno socialista francés investiga el caso. El ministro del Interior Manuel Valls dijo que recibirá el sábado los resultados de la investigación.

Mientras tanto, han surgido dudas e interrogantes sobre la historia de la familia Dibrani.

Los activistas que trabajaron con la familia dijeron en un principio que ésta había huido de Kosovo debido a la discriminación contra los gitanos y las oportunidades limitadas.

Pero el padre de Leonarda, Reshat Dibrani, dijo el viernes a The Associated Press que el relato de Kosovo era una mentira destinada a lograr una vida mejor para sus seis hijos.

Tras mostrar copias de sus certificados de nacimiento, dijo que nació en Kosovo pero que emigró a Italia hace años, y que sus hijos nacieron en ese país, aunque no tienen ciudadanía italiana. Creyó que tendrían mejores oportunidades al afincarse permanentemente en Francia en lugar de Italia, por lo que trasladó a su familia a territorio francés y sostuvo que toda la familia había nacido en Kosovo.

"Dijimos en Francia que venimos de Kosovo para poder obtener los papeles" de residencia, indicó en Mitrovica, en el norte de Kosovo. "Si les hubiera dicho que soy kosovar y que los niños nacieron en Italia, Francia nos habría ordenado regresar a Italia".

Indicó que muchas familias inmigrantes intentan usar historias similares.

"Uno hace lo que es mejor para la familia", agregó.

___

Ángela Charlton y Nicolas Garriga contribuyeron en París a este artículo.