Ginóbili está de regreso y busca la magia

Cuando todo había terminado y los Spurs de San Antonio habían dejado que se les escapara de las manos su quinto campeonato, al sucumbir ante el Heat de Miami en una serie de siete juegos que quedó para el recuerdo, el argentino Manu Ginóbili sólo necesitaba marcharse. No estaba seguro de si iba a regresar.

Estaba por convertirse en agente libre, salía de una de sus temporadas más desafiantes y cumpliría pronto 36 años.

Ginóbili buscó un escape en las aguas cristalinas y arrecifes de coral de las Islas Turcas y Caicos en el Caribe, pero a veces ni el paraíso puede reconfortar al viajante que lleva en su equipaje un corazón afligido.

Los Spurs estuvieron a cinco segundos de ganar su quinto título de la NBA en igual número de oportunidades, pero un par de rebotes fallidos, a los que siguieron agonizantes triples, ayudaron a Miami a ganar el sexto juego en tiempo extra, y el Heat concretó su segundo campeonato consecutivo dos días después.

Las derrotas fueron desconsoladoras, en especial la del sexto juego, y nadie se lo tomó peor que Ginóbili. Ni siquiera unas vacaciones en familia, nadando con sus hijos mellizos, pudieron hacer que el emotivo jugador perimetral olvidara lo que pudo haber pasado.

"Habría sido más fácil si cada mesero y empleado y visitante de ese hotel no hubiese visto la final", recordó Ginóbili. "Todo el mundo quería decirme que lo vieron y valoraban lo que se hizo y dijeron algo sobre el juego. Realmente lo agradecí, pero en realidad no. Lo entiendo. Me hizo recordar más lo que quería olvidar".

El argentino ha sido siempre el pulso de estos fríos y calculadores Spurs, contribuyendo con un elemento humano a una organización que a veces parece una máquina. Pero las lesiones ocasionaron que se perdiera 22 juegos en la temporada regular el año pasado, y en pocas ocasiones fue capaz de mostrar el brío dinámico y el juego impredecible que lo convirtieron en un favorito de los aficionados en San Antonio.

Acertó menos de 40% de sus tiros en la postemporada y perdió el balón en ocho ocasiones durante el sexto partido de la serie final, cuando los Spurs tenían ventaja de cinco puntos, con 20 segundos por jugar para coronarse. El Heat repuntó para ganar el encuentro. Y cuando la serie terminó, Ginóbili fue el único miembro del trío estelar de los Spurs que no prometió de inmediato regresar en 2014.

Dado su largo historial de lesiones y desempeño errático en los playoffs, Ginóbili no estaba seguro de si los Spurs querían que volviera después de su actuación de la temporada pasada. Una vez que se abrió el mercado, el 1 de julio, el gerente general de los Spurs, RC Buford, tardó menos de seis minutos en decir a Ginóbili que lo querían y necesitaban.

"Eso es todo lo que quería escuchar", dijo Ginóbili, quien firmó un contrato de dos años por 14,5 millones de dólares. "Después de la serie final, (deseaba saber y) comprendí que realmente querían que regresara. Una vez que lo escuché, dije 'OK'''.

Y Ginóbili realmente parece estar de regreso.

Está promediando las cifras más altas del equipo con 12,5 puntos, 3,5 asistencias y 2,5 robos en 21 minutos por encuentro en la pretemporada. Nuevamente está atacando la canasta para realizar encestes a una mano y clavadas, y está disparando pases tanto a sus compañeros como ocasionalmente a algún espectador desprevenido, sentado en las primeras filas.

"Para mí, Manu fue el mejor", dijo el versátil jugador italiano Marco Belinelli, quien firmó con los Spurs este verano. "Este tipo puede hacer todo, en Europa y en Estados Unidos".

El renacimiento de Ginóbili no ha llegado de manera fácil. El astro de Bahía Blanca y los Spurs aún cargan el peso de su derrota ante el Heat.

"Todos tenemos cicatrices en nuestras carreras. Esa es bastante profunda", dijo Ginóbili. "Pero vamos a tener una buena oportunidad este año para seguir mejorando y seguir haciendo bien las cosas".

La mayoría de los Spurs se reunieron para cenar durante las vacaciones para manifestarse apoyo y afrontar la derrota, pero el mayor remedio para Ginóbili es estar de regreso en la cancha. Admitió que hace un mes no estaba listo mentalmente. Pero estar de regreso en el campo de entrenamiento con sus compañeros de equipo ha recargado sus pilas.

"Fue grandioso; lo extrañaba", comentó Ginóbili. "Necesitaba jugar. Como dije antes, tuve un gran campo de entrenamiento. Me siento fuerte, Me siento listo y realmente tengo el deseo de jugar; realmente quería estar ahí".

Aunque Ginóbili se está sintiendo ágil ahora, mantenerse de esa manera es crucial para el destino de San Antonio, como fue evidente en la serie final.

Mientras que sus 11,8 puntos por juego fueron la segunda cifra más baja en su carrera, sólo detrás de su temporada de novato, su creatividad, compostura, anotación y manejo de balón son críticos para el éxito del equipo.

Para ayudar a que se mantenga saludable, los Spurs adquirieron en el mercado de agentes libres a una versión más joven de Ginóbili, a Belinelli, su ex compañero de equipo en la Euroliga.

"Pienso que (Belinelli) es un jugador muy subestimado", dijo el entrenador de San Antonio, Gregg Popovich. "Yo considero que tiene la misma mentalidad que Manu, lo que significa que voy a tener que ser paciente como he aprendido a serlo con Manu. Manu me enseñó a callarme y simplemente observarlo jugar un poco más, lo cual es algo bueno. Y Marco va a ser de la misma manera. Ambos tienen la misma pasión por el juego. No tienen miedo, lo cual es bueno la mayor parte del tiempo, pero en ocasiones te sale el tiro por la culata. Pero prefiero eso a alguien temeroso".

Se espera que el manejo de balón de Belinelli, así como su habilidad para realizar una pantalla y después girar para recibir el pase (pick and roll) disminuyan la carga sobre Ginóbili.

"Estoy feliz de jugar con él", dijo Ginóbili. "Vamos a estar jugando mucho juntos. Va a ser una gran oportunidad para nosotros, divertirnos y jugar bien. Vamos a tener que conocernos. Lo que nos va a proporcionar es otro creador, otro generador de situaciones, puede jugar 'pick and roll', puede terminar y puede disparar. En general es un buen tirador".

"Usualmente yo he sido el creador para los tiradores, así que vamos a estar compartiendo ese trabajo, entonces va a ser interesante ver cómo jugamos juntos".