Acusado en caso "Bebé Esperanza" dice no la mató

El hombre acusado de abusar sexualmente y asesinar a la llamada "bebé Esperanza" en Nueva York en 1991 negó en una entrevista haber matado a la niña, aunque admitió que ayudó a deshacerse del cuerpo.

Conrado Juárez dijo al New York Times (http://nyti.ms/1cBGsHS) que Anjélica Castillo murió al caerse por unas escaleras.

Juárez, de 52 años, fue arrestado el 11 de octubre y acusado de asesinato no premeditado. La policía sostiene que el hombre, un asistente de cocina, confesó haber abusado de la niña y haberla asfixiado con una almohada para que nadie escuchara sus gritos.

Pero Juárez dijo al diario que la confesión fue extraída por coerción.

"Es por eso que me encuentro en este lío", dijo en la entrevista realizada el miércoles en la cárcel de Rikers Island.

Añadió, sin embargo, que estaba resignado a pasar el resto de sus días en prisión.

El abogado de Juárez, Michael Croce, se negó a formular comentarios el viernes sobre la entrevista al New York Times. Croce ha cuestionado la validez de las declaraciones que según la policía Juárez realizó tras 12 horas de interrogación.

"Quisiera saber qué pruebas tienen aparte de esa supuesta confesión", declaró Croce el viernes.

Juárez deberá regresar a la corte el 22 de octubre para ver si será encausado. Croce dijo que le ha aconsejado a Juárez no formular declaraciones ante el jurado investigador.

La policía buscó al asesino de Anjélica desde hace 22 años, cuando sus restos fueron hallados en un refrigerador tirado en una calle del alto Manhattan. Nadie la había reportado como desaparecida y su identidad era un misterio hasta que la policía recibió una pista que les ayudó a identificar a la madre de la niña.

Cuando murió, Anjélica y una hermana vivían en Queens con familiares suyos, entre ellos la hermana de Juárez, Balvina Juárez-Ramírez. Juárez y su hermana eran primos de las niñas, que habían sido dejadas allí por su padre.

Juárez dijo que Anjélica a veces era atada a una silla porque era muy rebelde.

En la entrevista con el New York Times, dijo que su hermana lo llamó a su teléfono celular para informarle que Anjélica se había muerto al caerse por unas escaleras. El New York Times dice que de ser eso cierto, Juárez tendría que estar en el 3% de la población de Estados Unidos que tenía un teléfono celular en 1991.

___

Información del New York Times, http://www.nytimes.com