Oficializan entrega de aviones chinos a Venezuela

El presidente venezolano Nicolás Maduro oficializó el jueves la entrega de dos aviones multipropósito Y-8 de fabricación china, adquiridos por su gobierno después de que Estados Unidos dejó de venderle equipos militares.

"Vamos a colocar a nuestra aviación en el más alto nivel", dijo el mandatario venezolano en una ceremonia realizada en la base aérea Libertador de Maracay, ciudad ubicada unos 150 kilómetros al oeste de Caracas.

"Venezuela, un país de paz, pero preparado para defender su soberanía", agregó.

La compra de ocho Y-8, aviones de transporte de mediano alcance, fue acordada en febrero del 2011 por un monto de 352,8 millones de dólares, se informó. No quedó claro si los ocho aviones se encuentran ya en el país.

Al defender las compras de esos aviones y otros equipos como los radares JYL-1 chinos, el ahora fallecido presidente Hugo Chávez, y ahora su sucesor Nicolás Maduro, han dicho que Venezuela en los últimos años debió recurrir a Beijing y Moscú debido a la negativa de Washington de permitir el suministro de repuestos para aviones militares como el Hércules C-130 de manufactura estadounidense. Los viejos C-130 han quedado fuera de servicio.

Venezuela ha sido afectada por un embargo a la venta de equipos militares por parte de Washington, que incluso ha derivado en la cancelación de acuerdos de venta de aeronaves militares de transporte y entrenamiento de fabricación española y brasileña, por tener componentes o licencias estadounidenses.

Venezuela se ha quejado de que Washington le ha negado los repuestos para los aviones F16, entre otros equipos bélicos que compraron las autoridades venezolanas en décadas pasadas.

Estados Unidos también negó en el 2005 el permiso a la compañía española EADS-CASA para vender a Venezuela 10 aviones de transporte C-295 y dos aviones de vigilancia marítima CN-235, que tienen partes estadounidenses.

En respuesta, Venezuela volcó su lista de compras militares principalmente a Rusia, que incluyó la adquisición de 100.000 fusiles Kalashnikov AK 103, 53 helicópteros y decenas de aviones Sukhoi, por un monto de más de 4.000 millones de dólares.

Venezuela y Estados Unidos han mantenido tirantes relaciones y, desde 2010, ambos países están sin embajadores.

Sin embargo, las frecuentes fricciones no han afectado los estrechos lazos comerciales que tienen ambos países, especialmente en el área petrolera.