Colombia: investigarán constructor torre colapsada

La Fiscalía General abrió una investigación formal al gerente de la empresa que construyó un edificio que colapsó en la ciudad de Medellín y que hasta ahora ha dejado un muerto y 10 desaparecidos.

El anuncio fue hecho en Bogotá por el fiscal general Eduardo Montealegre, quien en rueda de prensa explicó que los eventuales responsables por las fallas en la edificación deberán responder en principio por los delitos de homicidio culposo, castigado con un mínimo dos años de prisión, así como lesiones personales, penado con por lo menos un año de cárcel.

"Estamos adelantando unas diligencias de inspección en el lugar de los hechos, de entrevistas, de recopilación de estudios técnicos, de recopilación de todos los análisis de suelos que tuvieron que hacerse previamente" a la construcción de las seis torres del conjunto, agregó Montealegre.

Cumplidas esas pesquisas, añadió el funcionario, "inmediatamente el presidente de la constructora será llamado a interrogatorio y a partir de ese momento determinaremos si se toman medidas especiales de la restricción de la libertad".

El gerente de la empresa constructora Lérida CDO es Pablo Villegas, quien al día siguiente del derrumbe aseguró a medios locales que responderían todas sus obligaciones, pero desde entonces tanto el empresario como la compañía se han mantenido silencio.

"Pablo Villegas... será llamado a interrogatorio por la Fiscalía General de la Nación", indicó la Fiscalía en un comunicado. No se precisó la fecha de esa indagatoria.

La sexta torre del conjunto de edificios de un lujoso barrio de Medellín se vino abajo la noche del sábado por causas que aún son analizadas, pero ya desde el viernes y ante un agrietamiento en una de sus columnas, las autoridades ordenaron la evacuación de las 16 familias residentes. La torre de 22 pisos estaba todavía en sus detalles finales de construcción y se encontraba parcialmente habitada.

Los desaparecidos son nueve obreros y un vigilante que entraron al edificio antes del derrumbe para inspeccionar la grieta en una de las columnas y aunque se han removido desde el fin de semana y hasta ahora al menos 2.000 toneladas de escombros todavía no se dio con el sitio exacto en que se encuentran, dijo Carlos Iván Márquez, director de la Oficina Nacional de Atención de Desastres.

El derrumbe dejó al menos 10.000 toneladas de concreto y vigas apiladas en una montaña de por lo menos 15 metros de altura. Unos 190 bomberos y miembros de la Defensa Civil, entre otros, trabajan en la ubicación de los desaparecidos, añadió Márquez en diálogo telefónico con The Associated Press desde el sitio del desastre.

El martes los rescatistas lograron ubicar y evacuar el cadáver de un joven estudiante de 23 años que residía en otra de las torres del conjunto pero que ingresó al estacionamiento del edificio colapsado porque en los otros no había espacio, según han dicho sus familiares.