Ecuador: a remate bienes de magnate bananero

El Servicio de Rentas Internas anunció el jueves el remate de carros, avionetas, lujosas propiedades y una enorme hacienda del grupo de empresas del magnate bananero Alvaro Noboa, quien está acusado de deber al Estado ecuatoriano 104,82 millones de dólares en impuestos.

El titular de ese organismo, Carlos Marx Carrasco, dijo a corresponsales que "el interés de la administración tributaria es recuperar el dinero que adeuda (Noboa) y que pague desde Miami, que pague desde Moscú, desde Guayaquil, eso es irrelevante, lo importante es que pague".

Precisó que el problema se inició por no pagar el impuesto a la renta del año 2005, en cuyo ejercicio se determinó una deuda tributaria de 49 millones de dólares, pero por recargos e intereses el monto ha ido subiendo hasta llegar a los actuales 104,82 millones.

"Este caso podría ser parte de algún récord... porque ha deambulado por una cantidad impresionante de incidentes procesales, no creo que exista en el país empresa alguna que haya abusado tanto del derecho, los abogados (de Noboa) han creado unos 60 incidentes procesales en seis años tratando de retrasar el pago y probablemente no pagar", aseveró Carrasco.

Carrasco dijo que en marzo de este año, con la deuda tributaria en firme determinada por los tribunales competentes, el Servicio de Rentas ordenó la incautación de nueve vehículos de lujo, dos yates, seis avionetas, siete lotes de terreno, el más barato de los cuales tiene un costo de cerca de 600.000 dólares, y dos meses más tarde de una hacienda bananera de 11.500 hectáreas, todo lo cual tiene un avalúo preliminar de más de 134 millones de dólares.

"El valor final de los bienes sólo se sabrá después de la venta de los bienes incautados", manifestó.

Añadió que el remate público de los bienes, que se podría suspender a última hora si Noboa paga las deudas, está previsto para el próximo martes.

Noboa, quien ha sido candidato presidencial en cinco ocasiones y es considerado el hombre más rico del país con 110 empresas de su propiedad, abandonó Ecuador a inicios de este año y no se conoce su paradero.

La AP llamó insistentemente a la Corporación Noboa para buscar una reacción acerca del remate pero no pudo obtener ningún comentario.