Argentina: Temen violencia en Central-Newell*s

Casi como si se esperase una guerra.

Un operativo policial sin precedentes, que hasta custodiará casas de dirigentes, rodeará al partido entre el líder Newell's Old Boys ante Rosario Central, enemigos de todos los tiempos por haber nacido en el mismo hogar sin ser hermanos, y que chocarán por la undécima fecha del torneo Inicial del fútbol argentino.

Se trata de un duelo que para Rosario es comparable a un Boca Juniors-River Plate, que divide a esta ciudad ubicada a unos 300 kilómetros al noroeste de Buenos Aires y cuna de Lionel Messi.

En la antesala del duelo entre los "Canallas" de Newell's y los "Leprosos" de Central, se anunció que por temor a la violencia entre barrabravas se desplegará un operativo con unos 2.000 policías, casi el doble de lo habitual, que vigilarán no solo el estadio del local Central, sino puntos estratégicos de la ciudad como el Monumento a la Bandera, bares, las tiendas oficiales de ambos clubes y las casas de los principales dirigentes.

"Es un operativo muy grande", dijo tras dar esos detalles Raúl Lamberto, ministro de Seguridad de Santa Fe, provincia a la que pertenece Rosario. "Confiamos en que va a prevalecer el deporte y que el próximo domingo podamos discutir sobre jugadas y resultados y no sobre otras cosas".

La preocupación oficial por eventuales disturbios es de tal magnitud, que también habrá custodia en el estadio Marcelo Bielsa, de Newell's, que permanecerá cerrado mientras se juegue el partido, dijo Lamberto.

Es la primera vez en tres años que se juega ese clásico rosarino, que tiene repercusiones a nivel nacional. Central acaba de recuperar la máxima categoría, casi en simultáneo con el título de campeón del torneo Final de 2013 que ganó Newell's con el ahora técnico del Barcelona español, Gerardo Martino.

"Los jugadores y los verdaderos hinchas queremos y merecemos un clásico en paz", destacó el capitán de Central, Paulo Ferrari.

Debido al recrudecimiento de una ola de violencia dentro y fuera de las canchas, las autoridades resolvieron que los partidos de todas las categorías se jueguen esta temporada sin público visitante.

Sin embargo, el temor de las autoridades es que los fanáticos visitantes de Newell's se desplieguen por los alrededores de la cancha de Central, conocida como el "Gigante de Arroyito" y que fue sede de varios partidos de la Copa Mundial de 1978 que ganó Argentina.

Newell's, que tiene 26 puntos, le lleva tres a su escolta Arsenal, flamante campeón de la Copa Argentina y con lo cual obtuvo el pase a la Copa Libertadores de 2014, y seis a San Lorenzo y Boca. Rafaela, el otro de los principales aspirantes el título, tiene 19 unidades y entre los que marchan lejos de la cima figuran River Plate, con 14, y Racing Club, último con dos.

Con el debut de Reinaldo Merlo como técnico en lugar de Carlos Ischia y después de un interinato de un partido de Ignacio González, Racing tratará de salir de esa incómoda situación el viernes de local ante Vélez Sarsfield.

Los racinguistas le tienen a Merlo toda la fe del mundo ya que en 2001 consiguió el título local tras 35 años de sequía, y desde entonces la popular Academia volvió a sus épocas de sufrimiento.

Arsenal, a la espera de un traspié de Newell's, visitará a Tigre, mientras que San Lorenzo recibirá el sábado a All Boys y Boca visitará el domingo a Godoy Cruz.

Boca, que contará con su cerebro Juan Román Riquelme, volverá a sufrir las ausencia de su centrocampista Fernando Gago y la del defensor uruguayo Ribair Rodríguez, quienes aún padecen sendos desgarros. En el caso de Gago, esa lesión le impidió jugar en la reciente serie de dos partidos con las que se cerraron las eliminatorias regionales para el Mundial de 2014 y en la que Argentina se clasificó al tope.

El Comité de Seguridad Deportiva clausuró el miércoles una tribuna a Boca desde la cual se lanzó una bomba de estruendo que cayó cerca del arquero de Central el pasado domingo, aunque como los boquenses son visitantes esa sanción regirá el viernes 25 ante Colón.

Por otra parte, ese comité también ordenó la clausura de una tribuna de River Plate por irregularidades en la venta de entradas para el clásico ante Boca el domingo 6 de octubre. La sanción se extenderá en principio hasta el 23 de este mes.

River recibirá el domingo a Belgrano, el club que lo condenó al descenso a mediados de 2012, en lo que fue la peor humillación en la vida deportiva de los Millonarios.

El equipo que dirige Ramón Díaz podrá contar con el artillero Teófilo Gutiérrez, quien regresó del cierre de las eliminatorias que depositaron a su país al Mundial de Brasil.

La fecha se completa con Quilmes-Rafaela, Argentinos-Estudiantes (viernes); Colón-Lanús (sábado); Gimnasia-Olimpo; (domingo).