Brasil: comisión vota contra boda religiosa gay

Una comisión de la Cámara de Diputados de Brasil aprobó un proyecto de ley que elimina la obligatoriedad para que las iglesias celebren matrimonios entre homosexuales, en desafío de una determinación de la justicia que avaló tales uniones.

La norma fue aprobada la noche del miércoles por la Comisión de Derechos Humanos de la cámara baja, presidida por el pastor evangélico Marco Feliciano, quien ha convertido a la comisión en una trinchera de combate a los derechos de los homosexuales.

La propuesta, elaborada por el diputado Washington Reis, determina que un religioso que se niegue a efectuar un matrimonio entre personas del mismo sexo no podrá ser criminalizado. Tampoco podrá ser sancionado si se niega a bautizar al hijo de parejas gay o si rechaza la presencia de parejas homosexuales en su templo.

"Las organizaciones religiosas tienen derechos aceptados de reconocer sus propias reglas de funcionamiento e incluso de definir conductas morales y sociales que deben ser seguidas por sus miembros. La afiliación a una institución religiosa constituye una opción individual que implica respeto a las reglas de cada entidad", dijo a periodistas el diputado Jair Bolsonaro, relator del proyecto.

Por el contrario, organizaciones de homosexuales rechazaron la iniciativa y advirtieron que la sociedad misma se encargará de que no prospere en el Congreso.

"Esa norma tiene deficiencias constitucionales porque nadie puede ser impedido de ir a un templo. Las iglesias en Brasil reciben exenciones fiscales y por lo tanto son espacios públicos", dijo a The Associated Press Carlos Magno Silva Fonseca, presidente de la Asociación Brasileña de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis y Transexuales.

Recordó que la presión social condujo a la derrota de un proyecto de ley que autorizaba a psicólogos a tratar a personas que pretenden "curarse" de su homosexualidad, el cual también fue tramitado por la Comisión de Derechos Humanos bajo el mando de Feliciano. Anticipó que la nueva iniciativa correrá la misma suerte.

El proyecto que permite a las iglesias evitar celebrar matrimonios homosexuales fue propuesto luego de que en mayo la justicia determinó que las notarías de Brasil están obligadas a registrar matrimonios entre personas del mismo sexo.

La decisión del Consejo Nacional de Justicia, que regula el trabajo de las entidades de justicia, impide que notarios y jueces se nieguen a acatar los pedidos de matrimonio de parejas homosexuales.

Para Fonseca, la iniciativa que busca eximir a las iglesias de cumplir tal disposición "no tiene consistencia" y no tiene posibilidades de avanzar en el proceso legislativo.

El proyecto debe ser aprobado por la Comisión de Constitución y Justicia de la cámara baja antes de ser enviado al plenario.