Brasil creará red gubernamental contra espionaje

Brasil prepara una red interna de comunicaciones para el intercambio de mensajes entre entidades gubernamentales con el propósito de protegerse de posibles acciones de espionaje, ante revelaciones de que el país ha sido vigilado por Estados Unidos.

Así lo informó el jueves el ministro de las Comunicaciones, Paulo Bernardo Silva, quien adelantó que en los próximos días la presidenta Dilma Rousseff emitirá un decreto que determinará la instalación de una red interna que será utilizada por dependencias oficiales para el intercambio de correos electrónicos sin entrar a internet, que según Silva tiene una elevada dependencia de Estados Unidos.

"Va a salir un decreto para usar redes propias para el tráfico de mensajes del gobierno. Las comunicaciones de los ministerios con la presidencia y entre sí y con todas las áreas del gobierno serán por esa red. Vamos a salir de internet para ese tipo de comunicación", dijo en una entrevista con radioemisoras en todo el país.

Silva explicó que tal medida forma parte de un conjunto de acciones en marcha para proteger las comunicaciones brasileñas desde que en los últimos meses se conocieron informaciones de prensa de que el país era blanco de espionaje de la inteligencia estadounidense.

Documentos obtenidos por el ex analista de inteligencia norteamericano Edward Snowden y divulgados en la prensa local revelaron que mensajes de la presidenta Rousseff y la petrolera estatal Petrobras fueron interceptados por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos. También se reveló que la inteligencia canadiense espió al Ministerio de Minas y Energía.

El ministro consideró que la dependencia de internet hace vulnerables las comunicaciones brasileñas porque la red mundial de computadoras está basada en servidores en Estados Unidos, lo que dificulta la protección de los mensajes.

Esta semana, Rousseff determinó que todos los órganos del gobierno federal utilizarán un sistema de correo electrónico basado en el programa Expresso V3, desarrollado por el estatal Servicio Federal de Procesamiento de Datos y que utiliza sistemas de criptografía y firmas digitales para proteger los mensajes de correo electrónico, chat y teleconferencia.

Silva recordó que el gobierno también pidió al Congreso votar con urgencia la ley denominada Marco Civil de Internet, que hará obligatorio que empresas de internet como Twitter, Facebook y Google utilicen servidores en Brasil para almacenar información de usuarios del país, sin necesidad de que la información esté almacenada en Estados Unidos.

Al mismo tiempo, adelantó que el Ministerio de Justicia prepara una ley de protección de datos individuales que hará que mensajes de correo electrónico tengan el mismo nivel de protección que una carta postal, cuya violación es considerada un crimen.

"Si se manda un correo electrónico y alguien lo intercepta, eso tiene que ser crimen. El e-mail tiene que ser tan protegido como una carta, vamos a equiparar las dos cosas", dijo Silva.

Las denuncias de espionaje de Estados Unidos en Brasil generaron tensiones entre los dos países y llevaron a Rousseff a suspender su visita oficial a Washington, prevista para este mes.

El gobierno norteamericano defendió su programa de espionaje como una forma de resguardar al país y otras naciones de potenciales ataques terroristas, pero Silva dijo que las evidencias apuntan a que la intención es obtener ventajas comerciales.

"Si se espía a la presidenta de Brasil o a Petrobras, no tiene nada que ver con terrorismo, es para conocer secretos comerciales", sostuvo el ministro. "Robar secretos comerciales no tiene nada que ver con combate al terrorismo, es una forma abusiva de hacer espionaje", añadió.