Iraq: Ola de ataques mata al menos a 51

Una ola de atentados suicidas y coches bomba que sacudió Bagdad y dos poblaciones en el norte de Irak el jueves dejó un balance de al menos a 51 personas durante un importante período religioso mientras continúa la incesante violencia en el país.

El grueso de las explosiones ocurrió en la capital poco después de la caída de la noche. Las autoridades reportaron siete explosiones de coches bomba en Bagdad, incluyendo una junto a un parque de juegos, donde murieron dos niños.

Irak está sufriendo su peor brote de violencia desde el 2008, lo que ha generado temores de que el país está regresando a la violencia sectaria que lo colocó al borde de una guerra civil en los años siguientes a la invasión estadounidense de 2003.

El derramamiento de sangre comenzó en las primeras horas de la mañana del jueves, cuando un atacante suicida hizo estallar su auto cargado de explosivos entre casas en una aldea en el norte de Irak habitada por miembros de la minoría étnica shabak. El ataque en al-Mouafaqiyah, cerca de la ciudad de Mosul, mató al menos a 15 personas e hirió a 52, dijo la policía.

El enviado de la ONU en Irak condenó el ataque, y dijo que el aumento de la violencia en la provincia de Ninevah requiere "acciones urgentes y una fuerte cooperación de seguridad" entre las autoridades regionales y el gobierno central.

"Las Naciones Uidas prestan atención especial a la protección de comunidades minoritarias que continúan sufriendo ataques atroces y barreras sociales y económicas", dijo el enviado Nikolai Mladenov.

Horas más tarde, otro atacante suicida detonó su cinturón de explosivos en un café en Tuz Khormato, matando a tres personas e hiriendo a 28, dijo el jefe de la policía, coronel Hussein Ali Rasheed.

Esa ciudad, a menudo escenario de violencia, está en una franja de territorio disputada por árabes, curdos y turcomanos unos 200 kilómetros (130 millas) al norte de Bagdad.

Los ataques ocurren cuando los musulmanes en todo el mundo marcan el feriado religioso de Eid al-Adha -- la Celebración del Sacrificio. La ocasión es menudo lugar para celebraciones familiares.

Las explosiones en Bagdad ocurrieron en rápida sucesión cuando familias se dirigían a parques, cafés y restaurantes por la noche, dijo la policía.

Dos coches bomba estallaron consecutivamente a dos cuadras de separación en el barrio chiíta de Husseiniyah, matando a 11 personas e hiriendo a 22, dijeron las autoridades.

Otros barrios mayormente chiítas blancos de ataques fueron Nuevo Bagdad, en el suroeste, donde murieron cuatro personas y 12 sufrieron heridas, y Ciudad Sadr, donde una bomba junto a un parque de juegos mató a cinco personas, incluyendo dos niños, e hirió a 16.

La policía reportó además que un atacante suicida condujo su auto cargado de explosivos hacia un retén policial en el distrito sureño de Dora, matando a cinco personas, incluyendo tres policías, e hiriendo a otras nueva.

Dos coches bombas estallaron junto a un mercado al aire libre y tiendas en el barrio mixto chiíta y cristiano de Garage al-Amana, en un ataque que mató a ocho e hirió a 15, dijeron las autoridades.

Fuentes de hospitales confirmaron las cifras de víctimas. Los funcionarios hablaron a condición de anonimato porque no estaban autorizados a dar a conocerla información.

Nadie se atribuyó de inmediato los ataques del jueves, aunque los coches bombas y ataques suicidas son tácticas favoritas de al-Qaida en Irak, que frecuentemente tiene como blanco a chiítas y a aquellos que considera aliados del gobierno central.

___

El periodista de la Associated Press Sameer N. Yacoub contribuyó a esta historia.

___

Adam Schreck en Twitter: www.twitter.com/adamschreck