Legisladores británicos investigarán espionaje

Legisladores británicos escucharán el testimonio del público y realizarán audiencias como parte de una extensa investigación sobre envergadura de la vigilancia electrónica, que comenzó tras las revelaciones del estadounidense Edward Snowden.

El Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento dijo el jueves que investigará si las leyes británicas que permiten interceptar las comunicaciones privadas, que fueron creadas hace más de un decenio, todavía son adecuadas en la era de internet.

A comienzos de este año Snowden, un ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), dio a conocer este año la existencia de amplios programas de vigilancia de comunicaciones de la entidad estadounidense y sus contrapartes internacionales, entre ellos el GCHQ británico.

Las revelaciones desataron un debate internacional sobre la escala de la vigilancia y la erosión de la privacidad en la era digital.

Una investigación realizada por el comité del Parlamento concluyó en julio que el GCHQ no usó el programa PRISM de la NSA para recabar datos con el fin de infringir las restricciones británicas sobre el espionaje doméstico.

Pero grupos de libertades civiles han exigido una investigación más amplia sobre la escala de la vigilancia.

El presidente del comité, Malcolm Rifkind, reconoció el jueves que es necesario "un debate informado y responsable" sobre el equilibrio balance entre la privacidad individual y la seguridad colectiva.

En un comunicado informó que el comité estudiará información secreta, pero también aceptó documentos escritos de la gente para "asegurar que pueda considerar el amplio rango de opciones expresadas en estos temas".

Shami Chakrabarti, del grupo de derechos Liberty, dijo que no está claro si la investigación buscará la verdad o es una "táctica para calmar la preocupación pública".